07
Ene
09

LA GUERRA DE LOS SESENTA AÑOS… Y LO QUE QUEDA (1).

Desde la última vez que comentamos el asunto, la situación de la Guerra de Gaza ha variado de forma importante: ya está en marcha la operación de invasión terrestre por parte del ejército israelí, aunque los bombardeos no se han detenido. ¿Hasta dónde llegará Israel? Hasta donde le dejen probablemente; y Obama puede seguir haciéndose el loco otros 13 días, los que le quedan hasta su toma de posesión.

Pero esta entrada es para volver hacia atrás en el tiempo e intentar situar el conflicto actual en el contexto de uno muchísimo más largo, que he bautizado como Guerra de los Sesenta Años: es el tiempo que tiene de existencia oficial el Estado de Israel , y este reconocimiento diplomático (1948) fue el pistoletazo de salida para el inicio de las guerras en la región, aunque había una situación bélica latente desde unos veinte años antes.

En principio este fue un conflicto claramente árabe-israelí: todo el mundo árabe liderado por Egipto, Siria y Jordania, contra el Estado judío intruso en la tierra sagrada. Hoy es menos claro; ni todos los israelíes son de religión judía, ni de esta etnia; y por otro lado parte del mundo árabe ha reconocido a Israel y ha firmado oficialmente la paz; es el caso de Egipto, precisamente.

En medio de todo esto, ¿qué hace Palestina? ¿Qué es Palestina? ¿Quiénes son los palestinos? Históricamente el nombre Palestina es muy antiguo y procede al parecer del pueblo nómada que arrebató la región al Imperio Egipcio de Ramsés II y sus sucesores hacia 1180 a.C. : los peleset. Vamos a seguir un poco la historia de esta tierra.

La región, también conocida como Canaán, estaba situada en un lugar estratégico para el intercambio de mercancías de Oriente hacia el Mediterráneo o hacia el Sur, hacia Egipto y el Golfo Pérsico. Si creemos a la Biblia, y la investigación parece confirmarlo, cayó hacia el siglo IX-VIII en manos de un nuevo Imperio: el reino de Israel de Salomón y sus sucesores, del pueblo hebreo monoteísta. De aquí surge el mito judío de la Tierra Prometida.

 Pero el Reino no escapó a los nuevos imperialismos  que se sucedieron desde el siglo VII a.C.  y fue conquistado por los persas, que deportaron a la mayor parte de la población judía mucho más al Este, a la región de  Babilonia (act. Irak). De nuevo aparece otro mito que podemos rastrear en el Antiguo Testamento: la cautividad en Babilonia.

Para no aburrir al personal, pasaré un poco por encima de los Imperios posteriores que dominaron Palestina: el reino helenístico de Seleucia y el Imperio Romano, que la tenía en una situación de vasallaje (el amigo Herodes) en la época que relatan los Evangelios y que finalmente la convirtió en provincia en tiempos del emperador Tito (hacia el año 80). Desde entonces la historia de la región se solapa con la del Imperio de Oriente y su sucesor, el Bizantino, hasta la llegada de la invasión musulmana hacia el año 660.

La irrupción del Islam en tierra antes judía y cristiana marca un hito fundamental en la historia de Oriente Medio. Siria, Palestina y Egipto, las provincias conquistadas, nunca pudieron ser recuperadas sólidamente por las diversas Cruzadas cristianas, desde las bizantinas   de los siglos IX-X hasta las occidentales de los siglos XI – XIII. Los cruzados normandos y flamencos consiguieron reconquistar el Norte de Palestina y Siria, incluida Jerusalén, pero no lograron mantenerlas por mucho tiempo.

A todo esto, en aquellos tiempos de los judíos nadie quería saber demasiado, ni en Occidente ni en Oriente. Se había producido su diáspora, como se la llamaría después, por toda Europa y grandes zonas de Asia Occidental. Allí eran vistos  con recelo y su situación legal era inferior a la de los demás hombres libres, en general.

Al entrar Europa en la Edad Moderna Palestina cambió de manos de nuevo sin muchos sobresaltos para pasar, hasta después de la Primera Guerra Mundial, al último de los grandes imperios-guía del Islam: el Imperio Otomano.

La región y todo el mundo árabe en general, y los judíos por otro lado, no despertaron de un cierto letargo hasta que el Imperio no dio las primeras muestras de debilidad, bien entrado ya el siglo XIX. Para entonces se le solía conocer en las cancillerías como “el enfermo de Europa” y nadie daba un duro por su supervivencia. La única duda era  cuál de los grandes Imperios Europeos – Francia, Reino Unido, Alemania y Rusia- se llevaría lo mejor del botín, cuando cayese definitivamente.

El imperialismo es uno de los motivos clave de la Gran Guerra o Primera Guerra Mundial (1914-1918) que no corresponde aquí contar: el Imperio Otomano fue derrotado para reconvertirse unos años después en el Estado (laico) de Turquía y sus posesiones en Oriente Medio se las repartieron dos de los vencedores de la contienda, Francia y Gran Bretaña. Palestina fue a parar a manos de los británicos en 1920-21.

Lo voy a dividir en dos entradas, que me queda un poco largo; la historia más reciente de Palestina continúa en la parte II, ya en nuestra propia época.

Anuncios

1 Response to “LA GUERRA DE LOS SESENTA AÑOS… Y LO QUE QUEDA (1).”


  1. 1 Hole Macanan
    Miércoles, 7 enero, 2009 en 9:03 am

    Gracias, Nacho, por la entrada.
    Espero que llegue pronto la segunda, para poder charlar y discutir sobre este tema…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Calendario

ESTADISTICAS

  • 522,438 visitas
enero 2009
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

A %d blogueros les gusta esto: