26
Jun
09

DISCURSO DEL JEFE SEATTLE

El texto al que se refiere esta entrada se conoce como carta, discurso, o mensaje del jefe Seattle. Se trata de un discurso que dirigió a su gente, posicionándose en relación con la oferta que los colonos hicieron para comprar las tierras de su tribu.

El jefe Seattle fue uno de los principales líderes de los Suquamish, indios nativos norteamericanos. A pesar del apelativo de “jefe”, que le adjudicaron los colonos, no tenía ningún poder formal sobre los miembros de su pueblo. Las tribus indias no tenían jefes propiamente dichos. Se trataba de meritocracias en las que los “líderes” eran aquellos que más ascendiente tenían sobre el resto de miembros del poblado o la tribu. Lo más parecido que tenían a un órgano de gobierno era el consejo de ancianos.

Parece ser que Seattle fue un notable guerrero en su juventud. Tanto él como su gente tuvieron que tomar decisiones difíciles en tiempos difíciles. La llegada del hombre blanco supuso una conmoción para los indígenas, acostumbrados a vivir en armonía con su entorno. Vieron sus tierras infestadas por “hombres blancos” imperialistas a los que, dadas las diferencias de desarrollo existentes entre ambas culturas, no podían hacer frente por la fuerza. Los indios podían elegir: luchar y morir, o intentar integrarse en un modelo de sociedad que consideraban antinatural. Seattle fue pragmático y era partidario de la integración, pero no se engañaba respecto al futuro de su pueblo. Su postura y pensamiento está recogida en el discurso que pronunció ante su gente. Cito de la Wikipedia la opinión que le merecía a una suquamish posterior: “el Jefe Seattle fue puesto en una posición donde tuvo que hacer elecciones muy difíciles — y en última instancia dañinas. Se rompieron muchos corazones porque el estilo de vida de los suyos fue cambiado completamente. Los colonos hicieron que los nativos se movieran a pequeños trozos de tierra, separados los unos de otros. Pero como líder y con lo que pudo prever en su momento, creo que hizo la elección adecuada”

Seattle no dejó constancia escrita de su discurso (era analfabeto) que fue pronunciado en suquamish. Lo que ha llegado a nuestros días es la transcripción que hizo un periodista de la época. No se sabe a ciencia cierta si el discurso es fiel al original, o si ha habido añadidos posteriores. Con independencia del origen, es un texto emocionante, con una gran fuerza lírica, triste y que transmite una digna resignación ante lo inevitable y el paso del tiempo.

Los indios norteamericanos son de las pocas culturas que optaron conscientemente por un modelo de sociedad totalmente sostenible e integrada en el entorno. Es doloroso el contraste entre su sociedad, respetuosa con el medio, y la nuestra, que utiliza la naturaleza como medio para satisfacer un nivel de desarrollo insostenible. Resulta curioso que en su discurso Seattle hiciera referencia a la frescura del aire, el agua cristalina, los bosques, las playas, el venado y el águila. Los indios eran conscientes del valor de lo anterior, y del delicado equilibrio que supone la existencia de la vida en todas sus formas. Hoy… ¿qué nos queda? El aire y el agua nunca han estado tan contaminados; han desaparecido los grandes bosques de centroeuropa, la selva del amazonas se está deforestando, y los desiertos extendiéndose; las playas, artificiales, y muchas costas sobreconstruídas; para ver a muchos animales hay que pagar entrada, si es que aún quedan, y los mares están esquilmados.

Parece ser que las advertencias de Seattle resultaron ser predicciones, por desgracia, acertadas.

Enlaces de interés:

-Wikipedia.Jefe Seattle:
http://es.wikipedia.org/wiki/Jefe_Seattle

-Wikipedia.Suquamish:
http://es.wikipedia.org/wiki/Suquamish

-Otras versiones del discurso en castellano y en inglés:
http://www.ciudadseva.com/textos/otros/seattle.htm
http://www.abacq.net/seattle/como.htm
http://www.barefootsworld.net/seattle.html

-Una versión del texto original:
http://www.halcyon.com/arborhts/chiefsea.html

-Información acerca de las tribus indígenas en E.E.U.U.
http://www.indigenas.bioetica.org/nota46.htm#_Toc141977318

Por internet circulan varias versiones del discurso. He escogido la que más me ha gustado.

 

DISCURSO DEL JEFE SEATTLE

El Gran Jefe Blanco de Washington nos envió un mensaje diciendo que quiere comprar nuestras tierras. El gran jefe nos envió también palabras de amistad y de buena voluntad. Esto es muy amable por su parte, pues sabemos que él no necesita nuestra amistad. Sin embargo nosotros meditaremos su oferta, pues sabemos que si no vendemos vendrán seguramente hombres blancos armados y nos quitarán nuestras tierras.
Pero, ¿cómo es posible comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Nosotros no comprendemos esta idea. Si no somos dueños de la frescura del aire, ni del reflejo del agua, ¿cómo podréis comprarlos?
Nosotros tomaremos una decisión. El Gran Jefe de Washington podrá confiar en lo que diga el jefe Seattle, con tanta seguridad como en el transcurrir de las estaciones del año. Mis palabras son como las estrellas, que nunca tienen ocaso.
Cada partícula de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada brillante aguja de pino, cada grano de arena de las playas, cada gota de rocío de los sombríos bosques, cada calvero, el zumbido de cada insecto… son sagrados en memoria y experiencia de mi pueblo. La savia que asciende por los árboles lleva consigo el recuerdo de los pieles rojas.
Los muertos de los hombres blancos olvidan la tierra donde nacieron cuando parten para vagar entre las estrellas. En cambio, nuestros muertos no olvidan jamás esta tierra maravillosa, pues ella es nuestra madre. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas, el venado, el caballo, el gran águila, son nuestros hermanos.. Las cumbres rocosas, los prados húmedos, el calor del cuerpo de los potros y de los hombres, todos somos de la misma familia.
Por todo ello, cuando el Gran Jefe de Washington nos comunica que piensa comprar nuestras tierra exige mucho de nosotros. Dice que nos reservará un lugar donde podamos vivir agradablemente y que él será nuestro padre y nosotros nos convertiremos en sus hijos.
Pero, ¿es eso posible? Dios ama a vuestro pueblo y ha abandonado a sus hijos rojos. El envía máquinas para ayudar al hombre blanco en su trabajo y construye para él grandes poblados. Hace más fuerte a vuestro pueblo de día en día. Pronto inundaréis el país como ríos que se despeñan por precipicios tras una tormenta inesperada. Mi pueblo es como una época en regresión pero sin retorno. Somos raza distintas. Nuestros niños no juegan juntos y nuestros ancianos cuentas historias diferentes. Dios os es favorable y nosotros, en cambio, somos huérfanos.
Nosotros gozamos de alegría al sentir estos bosques. El agua cristalina que discurre por los ríos y los arroyos no es solamente agua, sino también la sangre de nuestros antepasados. Si os vendemos nuestras tierras debéis saber que son sagradas y enseñad a vuestros hijos que son sagradas y que cada reflejo fugaz del agua clara de las lagunas narra vivencias y sucesos de mi pueblo. El murmullo del agua es la voz de mis antepasados.
Los ríos son nuestros hermanos que sacian nuestra sed. Ellos llevan nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si os vendemos nuestras tierras debéis recordar esto y enseñad a vuestros hijos que los ríos son nuestros hermanos y que, por tanto, hay que tratarlos con dulzura, como se trata a un hermano.
El piel roja retrocedió siempre ante el hombre blanco invasor, como la niebla temprana se repliega en las montañas ante el sol de la mañana. Pero las cenizas de nuestros padres son sagradas, sus tumbas son suelo sagrado, y por ello estas colinas, estos árboles, esta parte del mundo es sagrada para nosotros. Sabemos que el hombre blanco no nos comprende. El no sabe distinguir una parte del país de otra, ya que es un extraño que llega en la noche y despoja a la tierra de lo que desea. La tierra no es su hermana sino su enemiga y cuando la ha dominado sigue avanzando. Deja atrás las tumbas de sus padres sin preocuparse. Olvida tanto las tumbas de sus padres como los derechos de sus hijos. Trata a su madre, la tierra, y a su hermano, el aire, como cosas para comprar y devastar, para venderlas como si fueran ovejas o cuentas de colores. Su voracidad acabará por devorar la tierra, no dejando atrás más que un desierto.
Yo no sé, pero nuestra forma de ser es diferente a la vuestra. La sola visión de vuestras ciudades tortura los ojos del piel roja. Quizá sea porque somos unos salvajes y no comprendemos. No hay silencio en las ciudades de los blancos. No hay ningún lugar donde escuchar cómo se abren las hojas de los arboles en primavera o el zumbido de los insectos. Quizá sea sólo porque soy un salvaje y no entiendo, pero el ruido de las ciudades únicamente ofende a nuestros oídos. ¿De qué sirve la vida si no podemos escuchar el grito solitario del chotacabras, ni las querellas nocturnas de las ranas al borde de la charca? Soy un piel roja y nada entiendo, pero nosotros amamos el rumor suave del viento, que acaricia la superficie del arroyo, y el olor de la brisa, purificada por la lluvia del medio día o densa por el aroma de los pinos.
El aire es precioso para el piel roja, pues todos los seres comparten el mismo aliento: el animal, el árbol, el hombre…, todos respiramos el mismo aire. El hombre parece no notar el aire que respira. Como un moribundo que agoniza desde hace muchos días, es insensible a la pestilencia.
Pero si nosotros o vendemos nuestras tierras no debéis olvidar que el aire es precioso, que el aire comparte su espíritu con toda la vida que mantiene. El aire dio a nuestros padres su primer aliento y recibió su última expiación. Y el aire también debe dar a nuestros hijos el espíritu de la vida. Y si nosotros os vendemos nuestras tierras, debéis apreciarlas como algo excepcional y sagrado, como el lugar donde también el hombre blanco sienta que el viento tiene el dulce aroma de las flores de las praderas.
Meditaremos la idea de vender nuestras tierras, y si decidimos aceptar, será sólo con una condición: el hombre blanco deberá tratar a los animales del país como a sus hermanos. Yo soy un salvaje y no lo entiendo de otra forma. Yo he visto miles de bisontes pudriéndose, abandonados por el hombre blanco tras matarlos a tiros desde un tren que pasaba. Yo soy un salvaje y no puedo comprender que una máquina humeante sea más importante que los bisontes, a los que nosotros cazamos tan sólo para seguir viviendo.
¿Qué sería del hombre sin los animales? Si los animales desaparecieran el hombre también moriría de gran soledad espiritual. Porque lo que le suceda a los animales, también pronto le ocurrirá al hombre. Todas las cosas están relacionadas entre sí. Lo que afecte a la tierra, afectará también a los hijos de la tierra.
Enseñad a vuestros hijos lo que nosotros hemos enseñado a nuestros hijos: la tierra es nuestra madre. Lo que afecte a la tierra, afectará también a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen a la tierra, se escupen a si mismos. Porque nosotros sabemos esto: la tierra no pertenece al hombre, sino el hombre a la tierra. Todo está relacionado como la sangre que une a una familia. El hombre no creó el tejido de la vida, sino que simplemente es una fibra de él. Lo que hagáis a ese tejido, os lo hacéis a vosotros mismos.
El día y la noche no pueden convivir. Nuestros muertos viven en los dulces ríos de la tierra, regresan con el paso silencioso de la primavera y su espíritu perdura en el viento que riza la superficie del lago.
Meditaremos la idea del hombre blanco de comprar nuestras tierras. Pero, ¿puede acaso un hombre ser dueño de su madre? Mi pueblo pregunta: ¿qué quiere el hombre blanco? ¿Se puede comprar el aire o el calor de la tierra, o la agilidad del venado? ¿Cómo podemos nosotros venderos esas cosas, y vosotros cómo podríais comprarlas? ¿Podéis acaso hacer con la tierra lo que os plazca, simplemente porque un piel roja firme un pedazo de papel y se lo entregue a un hombre blanco? Si nosotros no poseemos la frescura del aire, ni el reflejo del agua, ¿cómo podréis comprarlos? ¿Acaso podréis volver a comprar los bisontes, cuando hayáis matado hasta el último?
Cuando todos los bisontes hayan sido sacrificados, los caballos salvajes domados, los misteriosos rincones del bosque profanados por el aliento agobiante de muchos hombres y se atiborren de cables parlantes la espléndida visión de las colinas… ¿dónde estará el bosque? Habrá sido destruido. ¿Dónde estará el águila? Habrá desaparecido. Y esto significará el fin de la vida y el comienzo de la lucha por la supervivencia.
Pero vosotros caminaréis hacia el desastre brillando gloriosamente, iluminados con la fuerza del dios que os trajo a este país y os destinó para dominar esta tierra y al piel roja. Dios os dio poder sobre los animales, los bosques y los pieles rojas por algún motivo especial. Ese motivo es para nosotros un enigma. Quizás lo comprendiéramos si supiésemos con qué sueña el hombre blanco, qué esperanza trasmite a sus hijos en la largas noches de invierno y qué ilusiones bullen en su imaginación que les haga anhelar el mañana.
Pero nosotros somos salvajes y los sueños del hombre blanco nos permanecen ocultos. Y por ello seguiremos distintos caminos, porque por encima de todo valoramos el derecho de cada hombre a vivir como quiera, por muy diferente que sea de sus hermanos.
No es mucho realmente lo que nos une. El día y la noche no pueden convivir y nosotros meditaremos vuestra oferta de comprar nuestro país y enviarnos a una reserva. Allí viviremos aparte y en paz. No tiene importancia dónde pasemos el resto de nuestros días. Nuestros hijos vieron a sus padres denigrados y vencidos. Nuestros guerreros han sido humillados y tras la derrota pasan sus días hastiados, envenenando sus cuerpos con comidas dulces y fuertes bebidas. Carecen de importancia dónde pasemos el resto de nuestros días. Ya no serán muchos, Pocas horas más quizás un par de inviernos, y ningún hijo de las grandes tribus que antaño vivían en este país y que ahora vagan en pequeños grupos por los bosques, sobrevivirán para lamentarse ante la tumba de un pueblo, que era tan fuerte y tan lleno de esperanzas como el nuestro.
Pero cuando el último piel roja haya desaparecido de esta tierra y sus recuerdos sólo sean como la sombra de una nube sobre la pradera, todavía estará vivo el espíritu de mis antepasados en estas riberas y en estos bosques. Porque ellos amaban esta tierra como el recién nacido ama el latir del corazón de su madre.
Pero ¿por qué he de lamentarme por el ocaso de mi pueblo? Los pueblos están formados por hombres, no por otra cosa. Y los hombres nacen y mueren como las olas del mar. Incluso el hombre blanco, cuyo dios camina y habla con él de amigo a amigo, no puede eludir ese destino común. Quizás seamos realmente hermanos. Una cosa si sabemos, que quizás el hombre blanco descubra algún día que nuestro Dios y el vuestro, son el mismo Dios. Vosotros quizás pensáis que le poseéis, al igual que pretendéis poseer nuestro país, pero eso no podéis lograrlo. Él es el Dios de todos lo hombres, tanto de los pieles rojas como de los blancos. Esta tierra le es preciosa, y dañar la tierra significa despreciar a su Creador
También los blancos desapareceréis, quizás antes que las demás razas. Continuad ensuciando vuestro lecho y una noche moriréis asfixiados por vuestros propios excrementos.
Nosotros meditaremos vuestra oferta de comprar nuestra tierra, pues sabemos que si no aceptamos vendrá seguramente el hombre blanco con armas y nos expulsará. Porque el hombre blanco, que detenta momentáneamente el poder, cree que ya es Dios, a quien pertenece el mundo.
Si os cedemos nuestra tierra amadla tanto como nosotros la amábamos, cuidadla tanto como nosotros la cuidamos, y conservad el recuerdo de tal como es cuando vosotros la toméis.
Y con todas vuestras fuerzas, vuestro espíritu y vuestro corazón, conservarla para vuestros hijos y amadla como Dios nos ama a todos.
Pues aunque somos salvajes sabemos una cosa: nuestro Dios es vuestro Dios. Esta tierra es sagrada. Incluso el hombre blanco no puede eludir el destino común. Quizás incluso seamos hermanos. ¡Quien sabe!

Anuncios

17 Responses to “DISCURSO DEL JEFE SEATTLE”


  1. 1 nacho78
    Viernes, 26 junio, 2009 en 12:19 pm

    Uau!!! Maravilloso epitafio de los nativos americanos y de su forma de vida, a la vez que aviso al orgulloso y confiado hombre blanco. Vaya debut Indibil, enhorabuena.

    El Jefe Seattle era un gran hombre, estoy seguro. Sus palabras son pura sabiduría. Claro que esto no fue apreciado en absoluto por los hombres blancos de su tiempo, europeos o americanos, o quizás sólo por unos pocos.

    Este digamos que es el contra-mensaje del Jefe Seattle (aunque pronunciado unos 10 años antes del Discurso) : se trata de la doctrina del DESTINO MANIFIESTO.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Destino_Manifiesto

  2. 2 gasolforever
    Viernes, 26 junio, 2009 en 20:30 pm

    Esto si es aire fresco!!!! GRacis Indibil, Seattle tienen mi más profunda admiración.
    Gracias otra vez por traer este discurso a colación, deberíamos todos de hacer caso a redescubrir la naturaleza. El progreso del hombre blanco no está reñido con esta filosofía india si la une el respeto a todo y a todos.

  3. 3 nacho78
    Viernes, 26 junio, 2009 en 20:47 pm

    Qué bueno verte por aquí Gasol!! Tenía el pálpito de que aquí podía haber un buen debate si tú aparecías, entradas como esta de Indibil me parecen el sustituto ideal para tu Viaje a la India hasta que puedas retomarlo. Por cierto, mucho ánimo que ya te leí que estabas híper-liado en casa y en el curro. Saludos a tu familia de los colegas de Nosolofutbol.

  4. 4 gasolforever
    Viernes, 26 junio, 2009 en 20:59 pm

    Gracias Nacho te lo agradezco de corazón, los ánimos siempre ayudan, las vacas las pillo el 25 julio. En agosto nos vamos a Eurodisney con un ofertón que encontré por ahí. David crokket Ranch en una cabaña en el bosque, estilo indio, jejeje .Ya os contaré.

    Con Indíbil este debate es muy muy interesante, ya que no es ecológico solamente de lo que habla, es espiritual, trascendental porque la naturaleza nos da litaralmente la vida. LAs estructuras super modernas de tecnología punta se inspiran en la naturaleza. Y la respetamos? No.
    Solo la queremos dominar por puro placer y quue sirva a unos intereses económicoególatras.

    Es muy difícil actualmente con este ansia enfermizo compulsiva de quererlo todo ya! de equilibrar ocio, disfrute y naturaleza, sin impactarla negativamente y romper el equilibrio. Creo sinceramente que una dirección de empresa a tener en cuenta es montar un parque temático estilo indio piel roja y meter ahí a todo yupiee y enseñarle a amar de verdad la naturaleza con esos ” escuchar como se abren las hojas de los árboles con la brisa del verano”.

  5. 5 bombadilsnaga
    Viernes, 26 junio, 2009 en 22:45 pm

    Un placer, Indibil, ya conocia el discurso del jefe seattle, pero es un soplo de aire fresco cada vez que lo leo, más de uno debería de aprender de este hombre y de la gente que lo haya podido ir retocando, y no como cierto personaje andaluz ( creo que director de empresarios de la construcción o de no sé qué actividad )que ayer tarde en la cadena ser en las noticias de las 20:00, en la dexconexión con andalucía, dieron un corte de este personaje, en el que venía a decir que la defensa del medio ambiente es una idiotez y no vale para nada, pues los paises donde más se vive en contacto con el medio ambiente la mortandad está alrededor de los treinta años ( no son palabras textuales 100 % pero era esto en esencia lo que decía) es una pena no encontrar el corte y poder ponerlo. En fin “hay gente pa tó” como dijo el torero El Gallo cuando le presentaron a Ortega y Gasset y le dijeron que era filósofo, y que se dedicaba a pensar.

  6. 6 bombadilsnaga
    Viernes, 26 junio, 2009 en 23:25 pm

    el personaje en cuestión es El presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Santiago Herrero, y se puede leer algo de loq ue dice este “ser superior” en http://www.elcorreodeandalucia.es/noticia.asp?idnoticia=4424170097096098091098424170

  7. 7 nacho78
    Sábado, 27 junio, 2009 en 1:33 am

    Qué argumento más retorcido el de ese señor… sabe perfectamente que esa mortandad tiene que ver con otros males muy diferentes que el contacto o la armonía o el respeto por la naturaleza.

    Muchísima profundidad en el mensaje del jefe Seattle, es toda una forma de vida, una civilización lo llamaríamos ahora, a punto de extinguirse dejando un maravilloso testimonio y una profecía de lo que les ocurrirá a los que iban a ocupar sus tierras y a crear ese Nuevo Mundo. ESO SÍ QUE ES UN CHOQUE DE CIVILIZACIONES, en cuanto que la distancia entre el piel roja y el hombre blanco me parece enormemente más insalvable que la de Occidente e Islam, aun siendo esta última grande.

    ¿Quién es el civilizado ahí, y quién el salvaje? Sin duda yo diría que el salvaje es el hombre blanco, el hábito no hace al monje, tampoco los avances tecnológicos. Me queda una visión muy pesimista, esta civilización nuestra que se siente Dueña del Mundo en el que vive, al que ha esclavizado, ha acabado por convertirse ella misma en esclava de algunos de sus propios logros intelectuales, sociales, culturales, económicos. Como dice Seattle, el hombre blanco se ha creído ser Dios, para recrear el mundo a su antojo, con la maldita ideología del PROGRESO. Un progreso muy mal entendido.

    Hemos querido vivir como salvajes, pues moriremos como salvajes… en otras junglas, estas urbanas y llenas de luces y colores artificiales.

    Lo siento, esto parece una línea caliente para suicidas 😛

  8. 8 indibil
    Sábado, 27 junio, 2009 en 13:34 pm

    Yepa!

    Pues tienes razón Nacho. Nuestra sociedad (con esto me refiero al mundo occidental) camina con paso firme hacia el colapso. No es una opinión, sino un hecho. Tampoco es ninguna novedad. A lo largo de la historia ha habido muchas sociedades (de hecho, la mayoría) que han tenido una época de desarrollo, y después por un motivo u otro (políticos, bélicos, medioambientales, tecnológicos), han dejado de existir como tales. De hecho, pasaremos a la historia como una sociedad efímera. Si me permitís una recomendación, “Colapso” de Jared Diamond, trata el tema con todo lujo de detalles y argumentos (otra de las entradas que tengo prevista es sobre este tema)

    Nos queda cuerda para ir tirando a corto plazo, pero está claro que terminaremos siendo víctimas de nuestro propio desarrollo. El mundo, tal y como lo conocemos, es una ficción que sólo se sostiene gracias al petroleo.

    Incluso desde un punto de vista totalmente egoísta deberíamos darnos cuenta de que esto no puede seguir así mucho tiempo. No voy a hacer una lista de los males del mundo, pero es una cuestión TAN evidente, que es mejor vivir de espaldas a ella. Porque no hay solución. El mundo no va a cambiar, porque no puede cambiar. Sólo nos queda estar a gusto con nuestra conciencia. Actitudes y opiniones como la del “señor” Herrero son compartidas por casi todos en el fondo.

    Aunque suene apocalíptico, es lo que hay. Una cosa que me gusta del discurso es la resignación que muestra. No nos gusta, pero es lo que hay. Pa que engañarse.

    Por cierto, que chungo lo del “destino manifiesto” Esto es como hacer pis en la piscina… desde el trampolín.

    Gasolforever: un abrazo virtual, y si un día tienes alguna tarde libre, y estás por bcn, a ver si hacemos una birrita. un apunte muy interesante el de la tecnología. Otro debate que debería ser fundamental, pero que también es inexistente es el de la dirección que debería tomar el desarrollo tecnológico actual.

  9. 9 gasolforever
    Domingo, 28 junio, 2009 en 7:59 am

    XActo podemos desarrollar mejor estos puntos de vista filosoficos detras de una birra, te llamo esta proxima semana si tengo un rato.

  10. 10 Carliee
    Domingo, 28 junio, 2009 en 10:56 am

    http://www.documaniatv.com/naturaleza/ecocrimenes-conexion-tibet-tigres-video_c9a22fcd2.html , os dejo un documental en el cual bajo mi punto de vista se rompe un mito sobre el pueblo tibetano.

    Gasolforever, depues de ver este documental, ¿que opinión te merece el pueblo tibetano?, tu los conoces bastante bien,…

  11. 11 nacho78
    Domingo, 28 junio, 2009 en 17:34 pm

    Carliee, no me he olvidado del tema del hidrógeno y los combustibles, que viene muy a propósito con lo que se trata en esta entrada y en general con el futuro de nuestra sociedad. Siento mucho no haber podido meterme con ello y sacar una entrada antes, me he visto liadísimo estas últimas semanas. Pero en cuanto pueda escribiré sobre ello y aprovecharé esta nueva sección de Indibil, que creo que te va a interesar tanto como las de la NBA o las del Viaje a la India de Gasolforever. Un saludo y disculpas, de nuevo, la verdad es que soy un desastre.

  12. 12 nacho78
    Domingo, 28 junio, 2009 en 17:36 pm

    Y a propósito Indibil, has pensado ya en poner un nombre a tu sección?? A mí el de LA BIBLIOTECA NEGRA que pusiste comoo ejemplo me gustó mucho, pero el que tu quieras.

  13. 13 Carliee
    Domingo, 28 junio, 2009 en 21:26 pm

    Ok Nacho, sin problemas, cuando tengas tiempo. Lo ultimo que he leido, es que los ingleses han sacado un biplaza tipo smart, bastante mas económico que otros prototipos que hay en el mercado. Han dejado los planos del coche para que todo el que quiera participe, incluso el que tenga medios puede construirse uno.

  14. 14 indibil
    Lunes, 29 junio, 2009 en 20:22 pm

    a mí me encanta el nombre de “biblioteca negra” seguro que a alguien le suena si ha jugado a warhammer 40000

    Saludos!

  15. 15 nacho78
    Martes, 30 junio, 2009 en 0:09 am

    Vale Indibil pues si quieres edita la entrada, y la sección LA BIBLIOTECA NEGRA, adjudicada. Lo siento, yo no era fan de WARHAMMER, aunque me gustaba ese rollo.

  16. 16 Carliee
    Miércoles, 1 julio, 2009 en 17:43 pm

    http://www.documaniatv.com/naturaleza/la-hora-11-video_e01a31b0d.html documental producido y dirigido por Leonardo Dicaprio, sobre el calentamiento del planeta, motivos del calentamiento y posibles soluciones, Nacho, aqui puedes encontrar un camino para darle un enfoque a la entrada del Hidrogeno, sino, pues igualmente está muy entretenido el documental, para pasar un buen rato y desconectar en las horas muertas.

  17. 17 nacho78
    Miércoles, 1 julio, 2009 en 21:24 pm

    Gracias Carliee me lo apunto para tenerlo en cuenta.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Calendario

ESTADISTICAS

  • 523,964 visitas
junio 2009
L M X J V S D
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

A %d blogueros les gusta esto: