14
Abr
11

CHAMPIONS LEAGUE: OCTAVOS DE FINAL. VUELTA. QUE COMIENCE EL FESTÍN.

Ahora ya sí que se pueden abandonar las precauciones, fundadas o exageradas, y el tópico del partido a partido. Como se esperaba, se han ventilado los trámites de forma aseada y el Madrid-Barça de semifinales de la Champions ya es una realidad y se une a los dos próximos partidos para sumar los 4 enfrentamientos en los que se verán las caras en menos de 3 semanas. Un suculento banquete que ni los de Nochebuena. Conviene tener a mano bicarbonato, sal de frutas o lo que cada uno quiera para digerir el atracón. Un desfibrilador cerca tampoco estará de más, llegan muchas emociones fuertes. Ahora es el momento de la verdad, el ser o no ser para los dos en esta temporada ya que entre ellos se lo van a jugar todo. La gloria para el que salga triunfante y un daño que puede ser incalculable para el que salga trasquilado de unos clásicos que van a provocar un gran desgaste.

Guardiola no reservó a nadie en Donetsk en la alineación titular. No usó el banquillo como método de ahorro de energía así que los jugadores lo hicieron dosificando sobre el césped. El Barça jugó siempre a medio gas y, como consecuencia, el partido se jugó como quiso el Shakhtar, más motivado en el envite. Un pase de Jadson dejó solo a Douglas Costa en el minuto 7 pero Valdés sacó una mano prodigiosa para evitar el 1-0. El Barça, con la mente en otra parte, no controlaba tanto el balón como es habitual y el equipo ucraniano impuso durante bastantes minutos su vigor e intensidad pero volvieron a pecar de inocencia como en el Camp Nou al pisar el área rival. Un disparo de Messi en el minuto 27 fue la primera ocasión del Barça y un cambio en el rumbo del partido. Los azulgrana comenzaron a controlar la situación y llegaron las oportunidades de gol hasta que en el minuto 42, Alves encontró a Messi en el área y el argentino remató con tranquilidad antes que le rodearan los defensores. Tiro ajustado y 0-1, no le hacía falta mucho más a Messi para dejar su firma. Valdés evitó el empate justo antes del descanso con una gran parada a una falta botada por Jadson. El Barça dejó pasar los minutos a verlas venir, sólo creando peligro cuando Messi entraba en escena. No faltaron las ocasiones del Shakhtar que tuvo varias claras en la 2ª mitad pero volvió a toparse con un Valdés sensacional que evitó que los locales sacaran un resultado más acorde con el esfuerzo y lo mostrado en el campo. Les faltó experiencia e instinto asesino.

Tampoco Mourinho quiso confianzas en Londres. Di María fue el único titular que se quedó en el banquillo. A los 3 minutos, Ozil pudo inaugurar el marcador en un mano a mano con Gomes pero su disparo fue muy flojo. El Tottenham tampoco parecía muy capaz de incendiar el encuentro pese al pisotón de Ekotto a Cristiano a los 10 segundos en…el culo. El árbitro pasó olímpicamente de enseñar tarjeta, condescendiente como en el piscinazo escandaloso de Bale dentro del área madridista que se quedó sin sanción. disciplinaria. También es cierto que no quiso saber nada en el posible penalti de Albiol sobre Pavlyuchenko ni en otra caída de Modric en el área. El único peligro local llegaba desde las bandas, de Lennon y Bale, sobre todo del galés. Una auténtica bala muy díficil de detener. Velocidad en las bandas y balones colgados, no daba para más en esta eliminatoria el Tottenham. Pavlyuchenko mandó al Támesis un balón franco en el punto de penalti y vio como se le anulaba un gol en el minuto 37 por fuera juego de Bale en la anterior dejada de cabeza, justo después de un cabezazo de Ramos que estuvo a punto de convertirse en el primer gol. El Madrid vivía tranquilo, sólo con la nota gris de la tarjeta a Carvalho que le priva de disputar la ida en el Bernabeu contra el Barça. La tranquilidad se convirtió en sopor cuando Cristiano prueba fortuna en el minuto 53 desde 30 metros, un disparo fuerte pero centrado. Gomes deja las manos sin fuerza, no despeja bien y el balón entra en la portería, 1-0. El portero brasileño la había liado parda. Mou ya sólo se preocupó por retirar jugadores apercibidos y dejar pasar los minutos de un duelo que acabó sin interés alguno.

El único partido emocionante estaba en Old Trafford pero el Manchester United nunca dejó que el control de la eliminatoria se pudiera escapar de sus manos. Llevó el mando en la 1ª parte, con buena movilidad arriba, Rooney creando espacios para que Chicharito actuara como un puñal arriba. El mexicano marcó tras un centro desde la derecha pero su gol fue anulado por estar en ligero fuera de juego. No ocurriría lo mismo tras un pase de O’Shea a Giggs que centra magistralmente desde la derecha y Chicharito Hernández la empuja de cabeza para hacer el 1-0. El Chelsea se mostraba impotente arriba y Ancelotti cambió al descanso a Torres, cansado ya de la sequía goleadora del delantero español, para jugársela con Drogba. El marfileño cambió el rostro del ataque londinense, mucho más incisivo con Drogba pero el Chelsea se encontró con otra noche inspirada de Van der Sar, un viejo rockero que no se va a retirar porque no dé mas de si, precisamente. La expulsión de Ramires por doble amarilla complicaba aún más el panorama del Chelsea, que no dio su brazo a torcer. Drogba encontró espacios en un ataque fulgurante y logró batir por fin a Van der Sar, 1-1 que dejaba la reacción a 1 gol a falta de 13 minutos, pero las ilusiones duraron 1 minuto. Lo que tardó Giggs en volver a armar el taco y poner otro centro medido al coreano Park que cruzó el balón ante Cech y subir al marcador el 2-1 definitivo que daba el pase a los de Ferguson. Impresionante Giggs a sus 37 años, aún importante y decisivo en su equipo de toda la vida, una leyenda del fútbol europeo.

Como también es leyenda Raúl. Le han enterrado muchas veces pero ahí sigue, alimentado aún más su figura en Europa. Ahora, en el Schalke 04. Contra el Inter dejó otra jugada para el recuerdo. Gran pase de Jurado que ve el desmarque de Raúl, dribla a Julio César en su salida y marca el 1-0. Lo mejor de un partido en el que el hasta ayer campeón llegaba muerto desde el 2-5 de la ida. Thiago Motta empató el partido pero el Schalke logró su 5ª victoria como local en esta Champions tras un pase de Raúl que convirtió Howedes en el 2-1 final. El Schalke es la gran sorpresa de esta edición, contadiado del carácter ganador de Raúl que fue vitoreado como un dios en la grada, a donde tuvo que subir al final del partido a petición de su afición. En Madrid tampoco le olvidan, su gol fue muy ovacionado por los madridistas presentes en White Hart Lane. Parece que las semifinales deberían ser su tope, que el Manchester es ya demasiado obstáculo pero con este equipo ya es mejor no fiarse.

Anuncios

0 Responses to “CHAMPIONS LEAGUE: OCTAVOS DE FINAL. VUELTA. QUE COMIENCE EL FESTÍN.”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Calendario

ESTADISTICAS

  • 524,071 visitas
abril 2011
L M X J V S D
« Mar   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

A %d blogueros les gusta esto: