23
Nov
11

LIGA ACB: JORNADA 8. EL ESPÍRITU PERDIDO DEL RAMIRO.

Seguro que Pepu no se imaginaba, cuando tenía en mente su tipo de equipo en el regreso a Estudiantes, que iba a contar con un conjunto tan alejado al estilo guerrero y luchador al que estaban acostumbrados en el Ramiro y al que el propio Pepu llevó a las más altas cotas en su historia tirando de sus tradicionales virtudes. Ahora mismo, queda poco del espíritu de aquel equipo. Se ha convertido en un conjunto sin garra, sin rumbo cuando ha sido un semillero de bases importantes, de moral frágil y que ha quedado en manos de jugadores como Antoine Wright y Luis Flores que compiten por quién chupa más. No se ve ese juego colectivo del que hizo gala durante muchos años y sólo Gabriel y Carlos Jiménez (aunque algún día esté nefasto como ante el Baskonia) hacen recordar el espíritu del Estu. Pepu tiene una ardua tarea para que este equipo se parezca al legendario Estudiantes aunque él tiene su parte de responsabilidad en este desaguisado. Con sus mimbres limitados, si no recupera su esencia va por muy mal camino.

Fuenlabrada 69 – Gran Canaria 65: La 1ª parte no aportó apenas algo al partido. Sin mucha fortuna en ataque por ambos equipos, los bajos porcentajes dejaban el partido muy igualado durante muchos minutos. El primer arreón lo dio Gran Canaria con un 0-9 de parcial en un minuto de inspiración de Juan Palacios que anotó 7 puntos seguidos pero no le sirvió a los visitantes para llegar más que con una mínima ventaja al descanso (35-37, min 20) pese a la superioridad en la zona. Sería Fuenlabrada quien arrancó con más fuerza a la vuelta de vestuarios. Cogió un colchón de 6 puntos del que costaba salir porque los dos equipos estaban muy fallones en el tiro exterior. Sin embargo, la buena dirección de Quino Colom (12 puntos, 5 asistencias, 16 de valoración) y la aparición de Ayón (12 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias, 3 robos, 22 de valoración) en los últimos minutos del 3º cuarto propiciaron el despegue de Fuenlabrada (55-46, min 30). Gran Canaria se tambaleaba, seguía viva con los puntos de Bramos (16 puntos, 2 rebotes, 18 de valoración) pero le faltaba continuidad en el juego. 3 triples seguidos del Fuenlabrada parecían sentenciar el partido a 2 minutos del final (68-55, min 38 ) pero los locales estuvieron a punto de complicarse la vida tras encajar un 0-10 en sólo un minuto. Un triple de Haynes a 28 segundos ponía el 68-65 y Fuenlabrada a sufrir de nuevo. Colom anota un tiro libre que sería de oro tras  fallar Haynes un triple casi a la desesperada y que ponía fin a un partido poco brillante.

Bilbao Basket 67 – Cajasol 75: Bilbao Basket salió con fuerza, no quería repetir un inicio de partido tan lamentable como el de Manresa (16-7, min 7) pero no tardó en encallarse cuando el Cajasol sacó su defensa de costumbre para enfangar el partido que se igualó durante el 2º cuarto. Además volvió a tener problemas por dentro, Paul Davis (16 puntos) les dio mucho problemas evidenciando que D’or Fischer va a menos de manera preocupante, no ha cambiado su versión irregular del Madrid. Siempre que los locales trataban de estirar el marcador cuando le llegaba la racha anotadora de Vasileiadis el Cajasol la acababa neutralizando así que se llegó a los últimos minutos en el terreno que le gusta al equipo sevillano, con el marcador bien apretado, donde se sabe mover muy bien. Y ahí no perdonaron los hombres de Plaza. Una lluvia de triples de Luka Bogdanovic (15 puntos, 5 rebotes) y  Urtasun (22 puntos, 3 rebotes, 22 de valoración), que recordó a la versión que se llevó por delante al Barça en el San Pablo, fulminaron al Bilbao Basket, encerrado en la telaraña defensiva montada por Cajasol. Otro piñazo más del equipo bilbaíno, menudo castigo le está resultando jugar 2 partidos por semana.

Real Madrid 82 – GBC 74: Al Madrid le pintaba el partido de color de rosa durante el 1º cuarto. Jugó muy cómodo, rompía la defensa donostiarra con penetraciones de Rudy (13 puntos, 6 asistencias, 4 robos, 8 faltas recibidas, 23 de valoración) y Llull y los pivots intimidaban a los hombres altos rivales. Resultaba tan sencillo el encuentro y la victoria se veía tan fácil (25-12, min 10) que el público acababa entreteniéndose aclamando a Bullock, presente en la grada. Así que resultó totalmente inesperado lo que llegó en el 2º cuarto. Primero Baron (15 puntos) despertó a GBC con 7 puntos seguidos. Después, le siguió un arbitraje infame. Los colegiados señalaron 7 faltas al Madrid en sólo 3 minutos, incluidas una técnica y una antideportiva. El público pasó de la tranquilidad a la indignación hacia el trío arbitral. GBC no dejó pasar la ocasión, 2-17 de parcial y se ponía por delante. Laso tardó demasiado en pedir tiempo muerto para sacar a sus jugadores del trance (29-32, min 15), Javi Salgado (11 puntos, 4 asistencias, 3 rebotes, 20 de valoración) se estaba haciendo el amo del cotarro en río revuelto. Se acabó arreglando el problema metiendo balones a Tomic y con una antideportiva al GBC en el ultimo minuto en una falta peligrosísima sobre Pocius que le costó 5 puntos y que todo el trabajo hecho en el 2º cuarto se fuera a la porra (49-39, min 20).

Los intentos de reducir el marcador desde el tiro exterior del GBC quedaban ahogados por el juego interior del Madrid. Begic resultaba demasiado para los pivots del GBC, no podían frenarle en ataque y sus brazos eran imponentes atrás. Doblas (-8 de valoración) era la viva imagen de la frustración. La 4ª falta de Jimmy Baron parecía marcar el fin del GBC, perdía a su máximo anotador y por dentro no rascaba nada (66-55, min 28). Sin embargo, al Madrid se le fueron las luces. Sergio Rodríguez no tenía el día, el tiro exterior no estaba fino (sobre todo un Carroll irreconocible) y Rudy tenía un partido algo fallón. Tirando de Panko (19 puntos), el GBC se acercaba, amenazando seriamente en el marcador (68-65, min 35). Tuvo que cambiar de registro el Madrid, apretando los dientes atrás. En ataque, volvió a aparecer uno de los habituales protagonistas del últimos minutos: Mirotic (12 puntos, 7 rebotes, 16 de valoración). 6 puntos seguidos del hispano-montenegrino y otros 4 de Tomic consiguieron que GBC hincara la rodilla pese a que los de Sito Alonso no dieran su brazo a torcer hasta el final.

Barça 77 – Valladolid 67: Al Barça últimamente le está costando mostrar autoridad en sus partidos en la ACB, como si no quisiera jugar más que a medio gas. El Valladolid no suele resultar un visitante incómodo pero le hizo sudar mucho más de lo que deseaban los azulgrana. No lograba despegarse el Barça durante los primeros 15 minutos, tuvo que esperar a varios triples de Lorbek (17 puntos, 5 rebotes, 21 de valoración), que salió mucho a recibir fuera de la zona, para abrir algo de hueco (41-31, min 17). Parecía que el partido se iba a romper en el 3º cuarto, con una racha de Navarro y Ndong (10 puntos, 9 rebotes, 16 de valoración) que daba un parcial de 9-0 (52-37, min 25). Sin embargo, el Valladolid respondió con acierto desde más alla de 6’75. El Barça se encallaba en el último cuarto, como le está pasando en los últimos partidos, y los triples del Valladolid ponían el partido en un marco insospechado ante el final de infarto que se preveía (66-66, min 37). Ahí tuvo que aparecer el Señor del miedo para zanjar el asunto. Al equipo pucelano se le hizo de noche y Mickael y Ndong se encargaron de cerrar la sufrida victoria firmando un parcial de 11-1.

Murcia 83 – Valencia Basket 86 (tras prórroga): El debut de Splitter con el Valencia Basket proporcionaba una expectación considerable al partido que no defraudaría en absoluto. Tuvo que sufrir mucho el equipo valenciano, sobre todo con el arranque espectacular del Murcia, a triple limpio de Jordi Grimau y Barlow (11 puntos, 7 rebotes, 15 de valoración) y que puso pronto el partido cuesta arriba para el Valencia Basket (23-13, min 10). Los visitantes respondían de la misma manera, de 3 en 3. Precisamente 3 seguidos fueron los que anotó Kuksiks para devolver la igualdar al marcador. En esos momentos, ya estaba Splitter en la pista. Había empezado el partido en el banquillo pero no tardó Splitter (12 puntos, 10 rebotes, 22 de valoración) en demostrar que no necesita rodaje para que se le note. Tras el descanso, De Colo tomó las riendas del partido pero el Valencia Basket encontró un muro en Jordi Grimau (26 puntos, 6 rebotes, 26 de valoración) que le complicó la vida en un día sembrado en el triple (7/12, t3). Cada vez que intentaba marcharse, llegaba un triple del alero. Para colmo, Markovic se lesionaba antes del final del 3º cuarto. Un problemón para un equipo que sufre cuando no tiene a su base titular en cancha. Los de Paco Olmos aguantaron pero se toparon de nuevo con Grimau, que forzó la prórroga con otro triple. Tuvo que esperar al tiempo extra el Valencia Basket para deshacerse de un Murcia muy incómodo. La aparición de Rafa Martínez (14 puntos, 6 rebotes) en los minutos decisivos fue mano de santo para su equipo. Además, mientras Franch siga comportándose como una cabra loca su equipo va a tener problemas en momentos importantes.

Lucentum Alicante 77 – Unicaja 97: Si Luke bendice a un jugador cuando raja de él, a mi me está pasando lo contrario. Fue elogiar al Lucentum por su inicio de temporada y caer en picado. La revelación se va desinflando. Fue completamente arrasado por el Unicaja en Alicante, desde el minuto 1. La salida en tromba de Unicaja con un 2-15 de salida marcaría el partido. Fitch (14 puntos, 4 asistencias, 16 de valoración) salió muy enchufado pero fue sólo el primero de sus males. Continuó el martirio con un bombardeo de triples de Valters (19 puntos con 5/5 en t3) y Garbajosa que tumbaba casi definitivamente a un Lucentum muy nervioso (9-26, min 10). No aparecía Singler y la tensión se traslada a Vidorreta que sólo conseguía liberarla con protestas constantes a los árbitros, lo que le valió una técnica. El equipo local se desplomó definitivamente en el 3º cuarto. Recibió un 2-10 de salida que hacía indicar que la paliza podía ser de escándalo (32-63, min 25), ni siquiera Unicaja necesitaba una buena versión de Freeland para pasar por encima del Lucentum que se dedicó a intentar maquillar la diferencia el resto del partido, que sólo valió para que Kaloyan Ivanov (19 puntos, 8 rebotes, 10 faltas recibidas, 33 de valoración, MVP de la jornada) lograra el MVP aunque no creo que diga mucho en favor del jugador una designación así cuando a tu equipo le pegan una paliza. A veces resulta absurdo concederlo sólo por los números.

Estudiantes 54 – Baskonia 74: Los buenos primeros minutos del Estu no tardaron en disiparse. La tendencia de este equipo a la anarquía ofensiva empezó a castigarla Oleson (16 puntos, 4 asistencias, 18 de valoración) desde el perímetro. El parcial de 2-16 no era ninguna broma, el Estudiantes se está acostumbrando peligrosamente a recibir parciales de este tipo (9-19, min 8). Pepu montó una zona que empezó a darle problemas al Baskonia, poco fino en el tiro exterior durante el 2º cuarto. Eso le valió al Estu para ir limando diferencias junto a la habitual brega de Gabriel (19 puntos, 7 rebotes, 7 faltas recibidas, 30 de valoración) bajo tableros pero no logró dar la vuelta al partido. Wright era otro día más una escopeta de feria y además el Baskonia empezó a mover mejor el balón para atacar la zona. Con todo, el partido aguantaba más o menos igualado (29-34, min 20).

El público podía haber apurado más tiempo en el bar porque el 3º cuarto fue un espanto. Los dos equipos se mostraban fallones y el partido hacía daño verlo. Sólo San Emeterio (21 puntos, 5 rebotes, 29 de valoración) logró escapar de la mediocridad general. Lo justo para que el Baskonia abriera algo de brecha (33-44, min 28 ). El Estudiantes volvía a ponerse en zona pero esta vez Heurtel la destrozó con 3 triples seguidos (45-58, min 34). El acierto del base francés provocaría el cortocircuito definitivo de los del Ramiro, un esperpento en ataque. Wright y Flores competían por quien desafinaba más y Gabriel no lo podía arreglar todo. El desastre estaba asegurado. Heurtel, quizá picado por la llegada de Dragic, seguía enrachado y se le unieron Oleson y San Emeterio para destrozar a su triste rival desde la línea de 3.

Otros resultados: Manresa 74 – Cai Zaragoza 81, Joventut 73 – Obradoiro 67.

Siguen en cabeza el Barça y el Real Madrid con 7-1, seguidos de Unicaja y Baskonia con 6-2. El panorama típico hasta hace un par de años. Pese a que 5 equipos están igualados con 2-6 en los últimos puestos, la zona de descenso la ocupan Obradoiro y Valladolid.

Anuncios

1 Response to “LIGA ACB: JORNADA 8. EL ESPÍRITU PERDIDO DEL RAMIRO.”


  1. Jueves, 24 noviembre, 2011 en 12:28 pm

    Del Fuenla-GranCa sólo tengo que decir una cosa: Qué bien entran los balones en la canasta cuando los lanza Penney

    Totalmente de acuerdo con lo que dices del Estu, Wright no es el seguidor de esa gran estirpe de aleros americanos que ha tenido Estu (Russell, Winslow, Thompsom…)

    El Barça pone en on el modo mínimo esfuerzo y le van a dar un susto algún día.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Calendario

ESTADISTICAS

  • 523,925 visitas
noviembre 2011
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

A %d blogueros les gusta esto: