19
Abr
12

CHAMPIONS LEAGUE 2011-12: SEMIFINALES. IDA. LA FINAL SOÑADA EN PELIGRO.

Nos la prometíamos felices con la posibilidad del Clásico español más importante de la historia con un Real Madrid-Barça en la Final de la Champions. Pues de momento nos han dado en los morros y la cosa no pinta tan bien como quisiéramos. Esos Bayern y Chelsea menospreciados y ninguneados, como si eliminarles fuera cosa hecha, se adelantan en la eliminatoria. Las diferencias no son irremontables ni mucho menos pero va a estar muy complicado que los equipos españoles se metan en la Final de Munich. Sabiendo el palizón que se van a meter en el partido del sábado en el Camp Nou los dos, que Chelsea y Bayern jugarán sus partidos de Liga con suplentes y que podrán jugar la vuelta como les gusta, a esperar y a la contra (bueno, el Chelsea ni contraataque siquiera) y que hay que estar pendiente de no encajar goles, no va a estar sencilla la empresa.

El Madrid sufrió en el Allianz Arena un robo con todas las letras. Sí, habéis leído bien. Fueron robados por los amigos de lo ajeno que entraron en el vestuario y se llevaron varias camisetas y 3 pares de botas de Cristiano Ronaldo. Para que luego hablen de los árbitros, esto sí es un robo. Increíble que con la seguridad que hay en un estadio en Champions ocurran cosas así. No era la mejor forma de empezar pero el Madrid consiguió sacudirse el intento de presión inicial del Bayern. Un pase de Özil en el minuto 6 deja solo a Benzema y cuyo disparo obligó a una gran intervención a mano cambiada de Neuer. Parecía que el Madrid se hacía con el control, moviendo el balón ante un Bayern que iba echándose atrás. Los bávaros lograron frenar la dinámica aprovechando los parones que produjeron un par de charletas de Howard Webb a los jugadores. Justo después, el golpe. Córner en el minuto 16. Barullo en el área del que se aprovecha Ribery para marcar el 1-0. Puro estilo Bayern, a la primera que llega te tumba. Una jugada controvertida por el fuera de juego posicional de Luiz Gustavo, que salta para no tocar el balón justo delante de Casillas. La jugada es complicada y tampoco es fácil decidir la posible influencia del brasileño en la jugada. Lo que queda claro de nuevo es que los jueces de portería son dos pegotes que no sirven de nada, nunca se mojan.

El gol le hizo mucho daño al Madrid. Durante muchos minutos se mostró desconcertado, a merced del juego del Bayern que aunque no creaba mucho peligro, sólo un disparo de Schweinsteiger desde fuera del área que salió rozando el palo, pero sí imponía el partido que le interesaba. El ataque madridista no era nada fluido, demasiado precipitado, mucha conducción y poco pase. Cristiano Ronaldo era el único que se atrevía a encarar y tirar pero las ocasiones eran muy contadas. Incluso el Bayern pudo aumentar la renta en un disparo de Mario Gómez que despejó Casillas. 1-0 al descanso y muchas dudas sobre el futuro del partido si el Madrid no cambiaba el planteamiento del partido. No lo hizo, seguía muy acelerado, pero encontró un filón en una jugada en principio contraria a sus intereses. Una falta muniquesa mal sacada propicia un contraataque lanzado por Xabi Alonso, un 3 para 2 que es un caramelo para la contra más mortífera del fútbol mundial. Cristiano se queda solo tras un pase de Benzema, falla ante Neuer pero el francés se lleva el rechace, pasa al otro palo donde llega Cristiano para dejar un pase hacia atrás que empujó a la red Özil.

El 1-1 le abría el cielo a los madridistas. Habían conseguido lo que querían, un gol fuera de casa. El tanto de Özil desconcertó al Bayern, al Madrid se le ponía el encuentro como quería pero los de Mourinho optaron por mirar más por un empate que les venía bien. Superada su desorientación, el Bayern volvió a la carga con mucho empuje pero poca claridad. Se limitaba a colgar balones a Mario Gómez, buscando a su torre, que no podía superar el marcaje de Sergio Ramos. Ribery, desequilibrante en la 1ª mitad, empezó a perder pujanza y se le vio más montando un numerito excesivo en cada falta que encarando a Arbeloa. El Madrid no sufría en exceso pero ya no aparecía en ataque. En lugar de dormir el partido, siguió atacando precipitadamente, con prisas innecesarias. Sólo Benzema, que se llevaba todos los balones cuando le llegaban, jugó con algo de cabeza aunque sus compañeros no le acompañaban. Los cambios de Mou no mejoraron para nada al equipo, cada vez mirando más atrás y exponiéndose a un arreón final de los locales. Mario Gómez tuvo dos ocasiones claras en el último cuarto de hora pero una la mandó a la grada desde el área pequeña y la otra fue un cabezazo centrado que detuvo Casillas. Se le acababa el gas al Bayern, pasaban los minutos pero el Madrid no era capaz de calmar el juego. Y le pasó como en otros partidos, que se lió en el último minuto. Robben y Lahm combinan por la derecha y vuelven loco a Coentrao, otra vez flojísimo, el lateral alemán llega a la línea de fondo y la pone para que Mario Gómez marca el 2-1 llegando desde atrás. Otra vez como en Moscú o Villarreal o el Málaga en el Bernabeu. De nuevo el gafe del estadio del Bayern. Una eliminatoria que se podía quedar de cara se complica más de la cuenta. Y mayores consecuencias pudo tener si Webb hubiera decidido expulsar a Marcelo por una entrada que no venía a cuento en el tiempo añadido.

El Barça se encontró en Stamford Bridge el muro que esperaba. El Chelsea no se cortó ni un pelo. Di Matteo colocó a sus veteranos y un centro del campo rocoso a más no poder, con los bregadores Obi Mikel, Ramires y Meireles y la llegada de Lampard, aunque éste llegar más bien nada. Cerrojazo en toda regla para esperar en su campo el ataque azulgrana y las ocasiones que no tardarían en llegar. Un magistral pase de Iniesta en el minuto 8 lo recibe Alexis Sánchez que le gana la espalda a la defensa y eleva el balón sobre Cech. Desgraciadamente para el Barça, el esférico lo repelió el larguero. En el 16, la ocasión sería para Cesc que se encontraría con Cech. No sería el único. El portero checo volvió a sacar de muchos apuros al Chelsea, como de costumbre. Lo haría con un remate de Iniesta y un cabezazo peligroso en el punto de penalti de Messi. Y cuando se vio superado por un remate de Cesc, Ashley Cole le echó un cable sacando el balón cuando ya se colaba en la portería. El dominio era abrumador, el Barça controlaba el partido a placer. Ni echaba en falta una jugada polémica tras un derribo de Cahill a Iniesta, tras un gran regate del manchego ,que no señaló Brych. La duda es si sería falta o penalti porque el agarrón comenzó fuera del área. Del Chelsea, sin noticias. Apenas pasaba de medio campo. Sólo se veía a Drogba y por los golpes y porrazos que se llevó durante toda la primera parte. Sin embargo, el Barça se encontró con algo que no esperaba en el descuento. Messi pierde un balón en el centro del campo, Lampard lanza la contra, Ramires se pega una galopada por la derecha, su centro pasa por delante de toda la defensa y Drogba remata para poner el 1-0. Ver para creer. Asediado y abrumado pero el Chelsea se adelanta a la primera oportunidad y en un momento psicológico. Casi un insulto.

Si con 0-0 estaban cerrados, con el gol el Chelsea montó El Álamo en su área. El Barça siguió contando con ocasiones. Adriano lo intentó desde fuera del área pero se volvió a encontrar con la mano de Cech. Cesc dejó solo a Alexis con un buen pase pero el chileno estuvo lento y acabó rematando fuera. Atacaba y atacaba a un rival que ni miraba la portería contraria pero le costaba un mundo hacer ocasiones, no había manera de derribar el muro. Se empeñó en atacar por el centro donde se encontraba con un bosque de piernas, como las que debía sortear Messi cuando intentaba uno de sus slaloms. Casi siempre acababan rechazados por Cahill que tiene una pinta estupenda como central. Poco a poco, el Barça fue perdiendo fuelle, los minutos pasaban deprisa y el marcador no se movía. A 5 del final, Puyol conectó uno de esos cabezazos que tanto provecho han dado al Barça y la selección pero Cech volvió a ejercer de salvador. Otro paradón desesperante. Se acababa el tiempo, se llegaba al descuento, a ese momento en el que Iniesta derribó Stamford Bridge en 2009. Pedro estuvo cerca de imitarle. Remató un balón suelto tras un rechace de la defensa. Su disparo acabó en el palo y el rechace en pies de Busquets para empujarla. Sin embargo, lo mandó a las nubes inexplicablemente. No había tiempo para más. Parecía increible pero el Chelsea se va con una ventaja muy valiosa, los 1-0 en Europa son resultados muy delicados. El Barça tendrá que actuar con tiento para derribar la muralla en la vuelta sin sufrir una contra aislada que convierta el pase en una misión casi imposible.

Anuncios

0 Responses to “CHAMPIONS LEAGUE 2011-12: SEMIFINALES. IDA. LA FINAL SOÑADA EN PELIGRO.”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Calendario

ESTADISTICAS

  • 523,336 visitas
abril 2012
L M X J V S D
« Mar   May »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

A %d blogueros les gusta esto: