26
Abr
12

CHAMPIONS LEAGUE 2011-12: SEMIFINALES. VUELTA. CURA DE HUMILDAD.

El titular no va por Madrid ni Barça, que no creo que subestimaran a sus rivales, sino hacia casi la totalidad de la prensa española que tanto se llenó la boca de la superioridad de los dos grandes del fútbol español, de lo inevitable que era un Clásico en la Final que sería el mayor espectáculo de la historia del fútbol. Pues esa Final será Bayern-Chelsea. Como lo leéis, estos dos equipos infravalorados, menospreciados y considerados carne de cañón por la prensa nacional estarán en el Allianz Arena el 19 de Mayo luchando por el cetro europeo. Del Chelsea se llegaron a decir barbaridades, que era un equipo de viejetes, que su centro del campo tenía el nivel de la 2ª división española (¡¡¿¿??!!). Sí, viendo la eliminatoria parece increíble que el Chelsea pasara tras tirarse toda la semifinal encerrado atrás, arrasado a ocasiones de gol, superados por el Barça en juego y marcando 3 goles en el descuento en las únicas ocasiones de peligro del equipo inglés pero la realidad es que el Chelsea está en la final y el Barça no pudo derrotarle ni en Londres ni en Barcelona. En cuanto al Bayern, simplemente fue mejor que el Madrid globalmente, se jugó siempre a lo que quiso el equipo bávaro. Se dijo que llegaba mal y que el Madrid debía liquidarlo a doble partido pero la realidad es que el Bayern llegó mucho más entero físicamente a la eliminatoria y las ideas muy claras.

Esta Final es una bofetada para la gran mayoría de periodistas, que deberían quemar el título y abandonar el periodismo inmediatamente por su desprecio y falta de respeto a equipos que forman la élite europea y que han demostrado que son capaces de derrotar a Madrid y Barça a doble partido. Es un castigo a la ignorancia casi absoluta de la realidad del fútbol europeo de auténticos panfleteros y a los analistas que sabrán mucho de jugadores y forma de juego de cada equipo pero que ignoran otros aspectos  importantes que pueden afectar a un partido como el brutal desgaste físico que causa un Clásico decisivo a 3 días de los duelos europeos contra equipos que reservaron a muchos titulares en sus partidos de Liga. Es necesario un cambio profundo en un periodismo que se ha convertido en una profesión desprestigiada al venderse al forofismo, sensacionalismo y el partidismo más atroz.

Tras prácticamente perder la Liga en el Clásico del Camp Nou, el Barça se agarraba a la remontada para llegar a la Final de la Champions y coronar otra gran temporada reteniendo el título europeo, algo que no ocurre desde 1990. No tardó ni un par de minutos en generar la primera ocasión, una internada de Cesc que acabó en un disparo al lateral de la red. El partido transcurría por los cauces previstos, con el Barça acaparando el balón y encerrando a un rival que se colgaba del larguero. El primer problema por el Chelsea llegó con la lesión de Cahill, el mejor en defensa en la ida, tras un resbalón. Minutos después, Piqué tuvo que abandonar el terreno de juego tras un trompazo monumental en un choque con Valdés y Drogba que le dejó atontado. Le sustituyó Alves, al que Guardiola dejó en el banquillo. El Barça pudo adelantarse al cuarto de hora tras un taconazo de Iniesta que dejó a Messi solo ante Cech pero el portero checo sacó magistralmente el pie para desbaratar el mano a mano. El Barça tocaba y tocaba, buscando el hueco en la tupida defensa inglesa que le diera el gol necesario antes que llegaran los nervios y el bajón físico. Llegó en el minuto 35. Balón a la izquierda para Cuenca, sorpresa en el once de Guardiola, que centra raso, el balón supera a la defensa y llega a Busquets que marca el 1-0 a puerta vacía en el área pequeña. Sorprende que estuviera solo con tal acumulación de jugadores.

Un minuto después, llegaba la enésima burrada de Terry que le suelta un rodillazo a Alexis sin balón por medio. El central a la calle y el Chelsea parecía condenado con la eliminatoria igualada y tantos minutos por jugar con 10. No tardó en confirmarlo el equipo azulgrana. Balón que pierde Meireles, Messi avanza, le da un buen pase a Iniesta que cruza el balón a Cech. 2-0 y júbilo en el Camp Nou. La remontada se había logrado. El rival debía abrirse, con uno menos y tambaleándose. La eliminatoria parecía zanjada pero nada mas lejos de la realidad. En el descuento, en la primera jugada decente del Chelsea, Lampard lanza un buen pase en profundidad a Ramires que gana la espalda a toda la defensa y se marca una espectacular vaselina que supera la salida de Valdés. Zarpazo cuando menos se esperaba, otra bofetada en momento psicológica. El Chelsea de nuevo por delante en la eliminatoria y tocaba remar de nuevo. Esperaba El Álamo en la segunda parte.

La llave para abrir de nuevo la puerta de la muralla se presentó muy pronto. Transcurrían dos minutos del segundo tiempo cuando Drogba derribaba con claridad a Cesc dentro del área. El turco Çakir no dudó en señalar el punto de penalti. Se les nota demasiado a los delanteros que no saben defender cuando están en su propia área. A Messi se le presentaba la oportunidad de poner por delante al Barça en la eliminatoria y marcar su primer gol ante el Chelsea pero el larguero rechazó su disparo y el gafe continuaba. Este error tuvo un efecto devastador entre sus compañeros, no esperaban el error de Messi. Salvo un disparo de Cuenca que rechazó Cech echándose encima, el Barça era incapaz de generar peligro. Lento, previsible, sin profundidad, con evidentes signos de cansancio, el Barça no hacía más que marear la perdiz sin siquiera apuntar. El famoso pan con pan. Pese a estar atrincherados atrás, el Chelsea cada vez se encontraba más cómodo. Sólo se le vio en campo contrario en un remate de Ivanovic, que no creó más peligro porque le dio con el hombre, y un disparo lejanísimo de Drogba, que volvió a traer de cabeza a toda la defensa él solito. Sin novedades hasta a falta de 10 minutos cuando se anuló un gol azulgrana por fuera de juego de Dani Alves. En la siguiente jugada, Messi volvió a encontrarse con el poste tras previo rechace de Cech. Se consumían los minutos, el Barça se volcaba pero, al igual que contra el Madrid, no quedaban fuerzas, y acabó ocurriendo lo contrario que deseaba.

Un despeje en el minuto 91, con todo el Barça en terreno contrario, acabó en pies de Torres que no tenía ningún oponente hasta llegar a Valdés. Carrera de 50 metros, regate a Valdés y gol a puerta vacía de Fernando Torres que recordaba con este 2-2 que los culés siempre se le dieron muy bien en su etapa colchonera. Fue el mazazo definitivo, el insulto final. Las lágrimas de Messi tras el gol del Chelsea lo decían todo. El fútbol, al que el Barça le había dado tanto en los últimos años y que le había recompensado con generosidad, le gustaba ahora una broma pesada. Eliminados por el caso más extremo y ultraconservador del tipo de fútbol que tanto habían despreciado y ninguneado los talibanes del toque y los doctores de la filosofía de los valores. Sin embargo, al Chelsea no le salió barato. Además de Terry, Ramires, Ivanovic y Meireles se perderán la Final por acumulación de tarjetas. Un peaje muy caro para llegar a Munich.

En Madrid, el Bernabeu vivía uno de esos ambientes de las noches mágicas de Copa de Europa, donde el griterío y parte del público son muy diferentes a un partido de Liga. El Madrid, empujado por la animosidad de su hinchada, salió a presionar con toda intensidad y no tardó en encontrar premio. Una volea de Di María es despejada con la mano por Alaba en el minuto 4. Penalti que señala el hungaro Karsai y Cristiano anota el 1-0 sin problema alguno. Llevábamos 5 minutos y el Madrid ya estaba por delante en la eliminatoria, se le cerraba la puerta al Bayern para esperar a sus mortíferas contras. Le tocaba llevar el mando del balón pero ello no le incomodó en absoluto. No tardó en generar peligro. Un centro peligrosísimo de Alaba en el minuto 9 llegó a Robben a un metro de portería pero incomprensiblemente lo mandó a las nubes. Dos minutos después, un disparo desde fuera del área fue despejado con apuros por Casillas y Pepe tuvo que estar al quite para que no llegara Mario Gómez al rechace. Sin embargo, el Madrid volvería a aparecer al cuarto de hora, cuando un desafortunado rechace a un pase de Özil le llega al que nunca debe llegarle en el área, a Cristiano. El portugués encaró a Neuer y le engañó con total tranquilidad. 2-0 y delirio en las gradas. Se preveía noche mágica, de miedo escénico. Neuer y la defensa muniquesa estaban como un flan y el Madrid podía encontrar un filón.

Sin embargo, el Bayern no se derrumbó en absoluto, siguió con su plan con encomiable entereza. Como decía Lizarazu en una entrevista, a este Bayern le sobra sangre fría para esperar su momento. Y le llegó a los 25 minutos, cuando Pepe arrolla a Mario Gómez, en boca de gol para rematar un centro de Kroos. Penalti de libro que no duda en señalar Karsai. Robben anota el 2-1 aunque Casillas llega a tocar el balón. Eliminatoria igualada y el paso de los minutos fueron poco a poco sentándole como un tiro a los madridistas, que veían como el Bayern se apoderaba del ritmo del encuentro. Incluso el equipo bávaro pudo empatar el partido en el último minuto pero Casillas desvió la falta al borde del área. La 2ª parte  no cambió la tónica. El Bayern había metido el partido donde le interesaba. Movía y movía con una facilidad insospechada en épocas anterior en un equipo de tradición sólida y firme pero poco dado a la virguería. El Madrid iba notando el cansancio del Clásico y cada vez se preocupaba más de no cometer un error que desencadenara un contraataque que no pudiera contener. Sólo Benzema inquietaba a la retaguardia alemana. El Bayern controlaba el juego pero tampoco se decidía a volcarse a tumba abierta. Lo más peligroso ocurrió a falta de 5 minutos, cuando un centro de Ribery quedó muerto a los pies de Mario Gómez, que no atinó demasiado bien en el control y permitió que Ramos y Pepe taparan lo que iba destinado a ser el 2-2. Los dos equipos pasaron los últimos minutos pensando en llegar a la prórroga pero las sensaciones no eran las mismas. Varios jugadores blancos acabaron por los suelos, rotos de cansancio, tras el pitido del árbitro mientras los jugadores del Bayern se dirigían andando tan tranquilos al banquillo, como si estuvieran frescos.

La prórroga no aportó nada. Los dos equipos se mostraron demasiado prudentes, demasiado precavidos, demasiado preocupados por no cometer un error fatal. El Madrid tiró de ganas porque era lo único que le quedaba, no habia ya ni un gramo de energía en las piernas. Los cambios no arreglaron nada. Kaká no dio una, a Higuain no le llegaban balones en condiciones y Granero hacía lo que podía. El Bayern seguía con calma, como si estuviera encantado de llegar a los penaltis, sin ocultar que los equipos alemanes y su propia selección son los mejores especialistas en esta suerte del fútbol mundial. Y a la tanda que se llegaba. El Bernabeu vitoreaba a Iker Casillas, esperando que sus manos volvieran a resultar salvadoras. Pronto quedó mudo. Cristiano y Kaká, que entra definitivamente en la lista negra de los afición madridista, veían como Neuer paraba sus lanzamientos. Alaba y Mario Gómez habían engañado a Iker en sus turnos. Parecía ya visto para sentencia pero faltaba por aparecer el Santo y obrar el milagro. Dos intervenciones magistrales detuvieron los penaltis lanzados por Kroos y Lahm. Xabi Alonso había reducido la distancia. El Bernabeu volvía a creer. Era el turno de Ramos para empatar pero el defensa disparaba de manera lamentable, mandando el balón a la grada. Schweinsteiger tenía el partido en sus botas y el capitán del Bayern no falló. Euforia desatada en las filas del Bayern que llega a la final de la que será anfitrión, en su propia casa, y ante un Chelsea inferior que llegará muy debilitado por las bajas. Ni en los mejores sueños de Beckenbauer, Hoeness y Rummenigge podrían soñar con una posibilidad así. Un año más, el madridismo deberá seguir soñando con la Décima. ¿Por cuánto tiempo?

 


3 Responses to “CHAMPIONS LEAGUE 2011-12: SEMIFINALES. VUELTA. CURA DE HUMILDAD.”


  1. 1 nacho78
    Jueves, 26 abril, 2012 a las 20:25 pm

    Estupenda crónica de las Semifinales Perdi.

    No he seguido mucho la atención prestada por los medios españoles a las eliminatorias así que no puedo decir si ha habido triunfalismo; me fío de lo que escribes. Creo que tenían razón en que Barça y Madrid eran superiores sobre el papel, pero Chelsea y Bayern han roto los pronósticos, el Chelsea me parece que con más suerte que el Bayern, aunque este se clasificara en los penaltis.

    En todo caso gran bajón de nuestros equipos que desperdiciaron sendos 2-0, del Barça ya comentamos, en cuanto al Madrid sólo dos palabras: QUÉ BURROS. Va por Sergio Ramos, con su infame penalty a las nubes, y Pepe, por un clamoroso penalty que pudo quizá haber evitado.

  2. 2 nacho78
    Viernes, 27 abril, 2012 a las 16:48 pm

    Guardiola no seguirá como entrenador del Barcelona. Me ha sorprendido su marcha, pensaba que no querría dejarlo sin haber vuelto a ganar la Champions y/o la Liga. Parece que lo tenía decidido ya hace meses por el desgaste que ha sufrido (nótese la pérdida de pelo😛 ) Tito Vilanova le sustituirá, apuesta arriesgada darle el mando a un entrenador sin ninguna experiencia en la élite aunque haya sido el segundo de Pep.

  3. 3 perrdi
    Sábado, 28 abril, 2012 a las 21:59 pm

    Hace unos meses me habria sorprendido la marcha de Guardiola, pero desde hace un par de semanas lo veia mucho mas probable. Tanta tardanza y evasivas al tema de su renovacion no indicaban una noticia positiva al respecto. Se cierra el ciclo mas glorioso de la historia del Barça y la creacion de unos de los mejores y mas espectaculares equipos de la historia del futbol mundial.

    El desgaste ha sido tremendo, sin duda. Manejar el banquillo del Barça y manejar su entorno durante 4 años debe ser de locos. No me extraña que perdiera el pelo tan de repente😀 . Sin embargo, no creo que tenga que tomarse a la tremenda su marcha porque el mejor legado que ha dejado Guardiola no han sido los numerosos titulos sino una forma de juego y de trabajo en el club. Como cule de toda la vida, ha dado todo para trabajar por el equipo y dejar el futuro encaminado, a diferencia de por ejemplo Cruyff o Van Gaal, mucho mas personalistas y preocupados en ellos mismos, o Rijkaard, pendiente solo del presente y sin mano en el vestuario. No me esperaba que el sustituto fuera Tito Vilanova. El camino sera el mismo pero habra que ver como se desenvuelve como protagonista y afronta el cercano relevo de varias figuras imprescindibles como Xavi o Puyol.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Calendario

ESTADISTICAS

  • 519,664 visitas
abril 2012
L M X J V S D
« Mar   May »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

A %d blogueros les gusta esto: