05
May
12

LIGA ACB: JORNADA 33. A MUERTE.

Todo a una mano, así se juega su futuro el Estudiantes. En un “All-in” típico de una partida de póker se van a poner sobre la mesa las opciones de permanencia en el Ramiro. Las victorias de Obradoiro y Murcia obligaban al Estu a vencer en Valladolid para seguir con vida. Cumplió derrotando al descendido Valladolid y apoyado por 800 incondicionales pero de momento sólo es una victoria de supervivencia. Necesita vencer al Murcia y no le vale cualquier triunfo. Le hacen falta 14 puntos de ventaja para escapar de cualquier combinación que le mande al abismo. No le va a resultar una misión sencilla, tendrá que echar mano del mejor partido de la temporada y de las gargantas de sus aficionados en un partido a muerte. Suerte o muerte.

Obradoiro 76 – Valencia Basket 62: La oportunidad de amarrar la permanencia en casa fue más un motivo de presión que de motivación en los primeros minutos para Obradoiro. Muy nervioso, encajó un 0-10 de salida fruto del acierto exterior valenciano. Con el paso de los minutos, ese nerviosismo fue desapareciendo. Lasme (15 puntos, 8 rebotes) se ofreció como referencia ofensiva y los balones pasaban siempre en ataque por las manos del pivot africano que fue fundamental para enjugar toda la diferencia al final del primer cuarto. Se abría una fase de ligero dominio local pero el Obradoiro no terminaba de abrir brecha. Corbacho (20 puntos) machacaba desde fuera con sus triples marca de la casa pero era respondido por Caner-Medley (17 puntos, 8 rebotes, 23 de valoración) para mantener al acecho a su equipo de cara al último cuarto. Ahí es donde emergería el gran protagonista, un Oriol Junyent (16 puntos, 6 rebotes, 17 de valoración) que se olvidó de su menisco y ligamento rotos desde hace meses. Dando una lección de pundonor, se llevó por delante a los pivots del Valencia Basket. 14-2 de parcial (64-56, min 38) y autopista hacia el triunfo y la salvación celebrada por todo lo alto por los asistentes al Fonte do Sar. Pese a rachas de irregularidad y que no llegaba muy bien a la recta final de temporada, Obradoiro ha dado muestras en muchos momentos de equipo serio y que se ha ganado la permanencia a pulso.

Murcia 78 – Manresa 60: Se notó en Murcia quien se jugaba las castañas y para quien el encuentro le resultaba un trámite. El partido transcurrió igualado toda la primera parte, mientras a Asselin (18 puntos, 6 rebotes) y Doellman le iban entrando los tiros (36-35, min 20). Murcia apretó tras el descanso y sacó de punto al Manresa a base de robar y correr. Los visitantes no tenían muchas ganas de entrar en un correcalles en un partido que ni le iba ni le venía y empezó a dejarse ir. Augustine (16 puntos, 10 rebotes, 4 robos, 35 de valoración, MVP de la jornada) y Udoka (19 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias, 24 de valoración) se encargaron de llevarse por delante al equipo manresano, liquidar el partido y dirigir la vista a la batalla definitiva en el Palacio de los deportes.

Valladolid 68 – Estudiantes 79: A vida o muerte. Así se le presentaba el partido en el Pabellón Pisuerga a Estudiantes. O ganaba o se podía considerar equipo de LEB Oro. El Valladolid se presentaba descendido y sin nada que jugarse pero seguro que esto no tranquilizó a los aficionados del Estu ni al propio equipo que acusaba los inevitables nervios durante el primer cuarto. Hasta el 2º cuarto no comenzaron a soltarse los del Ramiro cuando Clark, escapando de Borchardt (11 puntos, 12 rebotes, 21 de valoración), salió afuera para castigar de 3. Fue el inicio de un bombardeo exterior que dispararía al Estu en el marcador. Los triples de Lofton (17 puntos) y Rodrigo De la Fuente en el 2º cuarto y 3º cuarto romperían definitivamente el partido (36-53, min 26) y los colegiales se pudieron permitir vivir de las rentas hasta el final del partido, el Valladolid sólo se dedicó a maquillar en la despedida de la afición pucelana de la ACB. El Estudiantes salvó la primera amenaza pero los nervios se guardan para el partido decisivo contra el Murcia.

Gran Canaria 72 – Cai Zaragoza 62: Sabedor que la victoria significaba la permanencia, el Gran Canaria salió en tromba en el CID. El acierto inicial de Haynes (18 puntos) y Bramos (18 puntos, 6 rebotes, 19 de valoración) llevaron en volandas a los locales (19-7, min 7). El Cai espabiló cuando empezaron a llegar balones dentro a Hettshemeir pero el ritmo del partido le era siempre favorable al equipo canario que mantenía la diferencia durante muchos minutos entre los 7-10 puntos. Sólo se rompió esta dinámica con la irrupción de Cabezas (14 puntos, 4 rebotes, 16 de valoración) al comienzo del último cuarto. El base malagueño se hacía con el mando del partido y acercaba al Cai a los locales (57-54, min 36) pero a estos no les entró el pánico. Sobre todo a Bellas (9 puntos, 6 asistencias, 7 faltas recibidas, 19 de valoración), que tiró de sangre fría y buena cabeza para manejar los últimos minutos. Los puntos de Dowdell y Haynes en los momentos calientes pusieron el resto. Pese a atravesar una temporada mucho más complicada de lo habitual, Gran Canaria sigue firme entre la élite del baloncesto nacional un año más. Al Cai se le va de las manos otra ocasión para entrar en playoffs.

Bilbao Basket 80 – Unicaja 83: Este rival representa algo especial para el Bilbao Basket. Su victoria en el Carpena en Euroliga sirvió para acceder a los Cuartos de final. Sin embargo, esta vez le pudo dar un disgusto. Pese a su temporada aciaga y la poca motivación, Unicaja empezó mucho más entonado que los locales. Zoric (18 puntos, 7 rebotes, 21 de valoración) y Darden (10 puntos, 9 rebotes, 17 de valoración) anotaban con mucha facilidad y a Katsikaris empezó a olerle mal el rumbo del partido (15-23, min 8). El Bilbao Basket mejoró con la entrada de Raúl López por Jackson pero “los hombres de negro” seguían jugando a tirones, incapaces de controlar el encuentro y llevarlo a su terreno. Todo lo contrario, era un manojo de nervios como quedaba reflejado en la técnica señalada a Mumbrú. Visto el panorama, Unicaja no dudó en aprovechar la situación. Luis Casimiro se la jugó con el joven Alberto Díaz de base y no le fue nada mal. En un año para olvidar, la aparición de Abrines y Díaz son una luz de esperanza en el futuro de Unicaja. La dirección del chaval y los triples de DeVries (16 puntos) permitieron abrir brecha al equipo malagueño. La aportación de Freeland (19 puntos, 9 rebotes, 22 de valoración) en la zona, recordando al jugador que fue en la 1ª vuelta, pusieron contra las cuerdas a los locales (56-69, min 33). La situación se tornaba desesperada y en esos momentos se necesita un pirómano, como lo es Vasileiadis (23 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias, 24 de valoración) cuando entra en racha. El griego empezó a meterlo todo y Miribilla se convirtió en la caldera que acostumbra ser. El ímpetu de Vasileiadis sirvió para que Bilbao Basket empatara a 77 a falta de 45 segundos. El griego pudo poner por delante a su equipo en la siguiente jugada pero erró el triple y la jugada acabó en una contra rematada por Darden. Ahí estuvo el partido. Unicaja sentenciaría desde el tiro libre pese a que DeVries fallara su último lanzamiento y diera tiempo a un lanzamiento desde medio campo de Vasileiadis que no llegó al aro ni de lejos. Al Bilbao Basket se le iba una buena ocasión para amarrar el 4º puesto.

Banca Cívica 61 – GBC 65: El Banca Cívica impuso el tipo de partido que le interesaba durante buena parte de la 1ª mitad. En un partido lento y muy defensivo, el GBC no se movió cómodo y el equipo sevillano iba por delante con pequeñas ventajas pese a la importante baja de Paul Davis. Sin embargo, sería el equipo de Sito Alonso quien llegara por delante al descanso tras 2 triples seguidos de Baron. Tras el descanso, el GBC salió dispuesto a cambiar el ritmo del partido. Javi Salgado aceleró el juego y el equipo donostiarra aprovechó una tremenda empanada local para endosar un parcial de 2-14 (28-41, min 26). Para variar, Plaza tardó más de la cuenta en pararlo con un tiempo muerto. Tras el parón, Calloway (14 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias, 3 robos, 19 de valoración) se puso el mundo por montera y se echó al equipo a la espalda. Unos minutos impresionantes del base americano permitieron a Banca Cívica pegarse en el marcador al acabar el 3º cuarto y encarar la recta final del partido con el ánimo por todo lo alto. Sin embargo, una excesiva atención de los locales hacia las decisiones arbitrales, el buen final de Javi Salgado y la aparición de un protagonista inesperado como Lorant, que sentenciaría el partido con un 2+1, decantaron el duelo del lado del GBC que se clasifica por primera vez para los playoffs. Exitazo para los de Sito Alonso.

Barça 86 – Real Madrid 83: Pese a que parecía un Clásico menos tenso que de costumbre, este Barça-Madrid no tuvo nada de aburrido. Eidson (19 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias, 21 de valoración) comenzó marcando la pauta anotando los 8 primeros puntos del Barça pero fue respondido por dos triples de Suárez. Pronto se vería que los pivots azulgranas iban a pasar una mala noche. Velickovic, la gran sorpresa en el quinteto inicial, creaba muchos problemas con su movilidad pero nada comparado al traje que Tomic (17 puntos, 9 rebotes, 28 de valoración) le hizo a medida a Ndong y Fran Vázquez, incapaces de frenarle. El caso del pivot croata es singular, se reserva sus mejores partidos contra el Barça. Le debe poner tener enfrente el azul y grana. Xavi Pascual intentó de todo para sacar a su equipo del atolladero (12-24, min 7). Colocó a Eidson de base, se desgañitó en la banda, jugó sin un 5 pero nada. El Barça estaba muy fallón (sólo anotó 2 de los primeros 14 tiros de 2) y sólo Mickael veía aro con regularidad. Tras 2 avisos, el entrenador del Barça se llevaba una técnica que calentaba los ánimos de la grada pero no cambió el rumbo del partido. Mickael seguía haciendo el roto de costumbre al Madrid, con 16 puntos al descanso, pero se vio demasiado solo y Mirotic le respondía en los últimos compases del 2º cuarto (34-47, min 18). Sin embargo, cuando los blancos se relamían pensando en una cómoda ventaja al descanso se encontraron con una desagradable sorpresa, la enésima que protagoniza Navarro ante el Madrid, con una canasta desde medio campo para finalizar el 1º tiempo. Ya era lo que le faltaba a “la Bomba” ante los madridistas. Jugadón que ponía al público del Palau como loco.

Pese a la nueva diablura de Navarro, el Madrid no se descompuso. Protagonizó un intercambio de canastas y un correcalles que le vino mucho mejor a los blancos. Xavi Pascual puso un quinteto con 4 exterior y sin 5 para cambiar la dinámica pero pronto se vio obligado a cambiar a uno más clásico (51-62, min 26). El Madrid seguía jugando con comodidad y sólo Eidson y destellos de Navarro evitaban una diferencia más que incómoda al final del 3º cuarto. El último acto empezó frenético, con un duelo de pistoleros entre Carroll y Navarro al estilo OK Corral. Pero Navarro (23 puntos, 4 asistencias, 19 de valoración) no sólo anotaba, contagió a sus compañeros para revolucionar el partido. En pleno recital, llevó a sus compañeros a un 11-0 de parcial que daba la vuelta al encuentro (79-76, min 35). Xavi Pascual lo sentó para darle aire pero no tardó ni dos minutos en devolverle a pista porque sus compañeros no anotaban y Sergio Rodríguez había colocado por delante de nuevo al Madrid. Un tiro libre suyo a falta de 2:57 sería lo último que anotarían los blancos. El Barça no es que lo bordara en ataque pero el Madrid, por primera vez en el partido, no atinaba en el tiro. Quizá Laso se olvidó durante demasiados minutos de Carroll o Tomic, inexplicablemente ambos en el banco mientras en pista Begic o Singler no aportaban apenas. Sólo los errores en el tiro libre del Barça le impidieron sentenciar. Navarro pudo hacerlo a falta de 26 segundos pero no entró su triple. Pero el Madrid cerraría sus malos últimos minutos con una jugada nada clara que terminó en un triple difícil de Sergio Rodríguez, difícil de comprender con una posesión entera. El Barça se asegura el liderato al final de la Liga Regular, lo que le da una ventaja considerable tal como las gasta en el Palau. Al Madrid se le fue una oportunidad de oro para mojar la oreja a su eterno rival en su propia cancha tal como llevó el partido durante muchos minutos.

Otros resultados: Fuenlabrada 87 – Baskonia 92, Joventut 74 – Lucentum 63.

Con los 3 primeros puestos decididos, ya en posesión de Barça, Real Madrid y Baskonia por este orden, aún pelean por la 4ª plaza el Bilbao Basket, Valencia Basket, GBC y Banca Cívica. También la última plaza de playoff está en disputa, la que debe defender Lucentum de Cai, Joventut y Unicaja. Evitar el descenso ya es cosa de Estudiantes y Murcia aunque según los resultados de terceros dependerá el resultado que necesitan los del Ramiro para salvarse. Es un buen pifostio porque son unas cuantas combinaciones.


0 Responses to “LIGA ACB: JORNADA 33. A MUERTE.”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Calendario

ESTADISTICAS

  • 519,664 visitas
mayo 2012
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

A %d blogueros les gusta esto: