14
Nov
12

LIGA ACB 2012-13: JORNADA 7. EL RENACER PUCELANO

Se podría titular de muchas maneras esta jornada. Podríamos centranos en el record de triples que estableció el Madrid, que sigue arrollador y ya se va escapando irremediablemente. Se podría hablar del palizón de un Barça de nuevo recuperado, ya veremos hasta cuando, ante el Manresa y que significó la mayor diferencia en un partido esta temporada. Pero no, voy a encabezar la entrada con la historia sobre una resurrección milagrosa. No, no es la remontada del Baskonia en La Fuente de San Luis, sobre todo porque a un equipo como el vitoriano jamás se le puede dar por muerto en un partido (aunque en Euroliga ya va zombi). El protagonista es el Valladolid. A punto de quedarse fuera de la ACB por problemas económicos, respescado y montando una plantilla de retales en apenas una semana, el equipo pucelano lo tenía todo para irse de cabeza a la LEB Oro. Pero se ha empeñado en resistir.

Primero dio la campanada en el Palau ante nada menos que el Barça aunque pareció quedarse en flor de un día cuando, días después, el Madrid le machacó sin piedad (algo que le puede pasar casi a cualquiera hoy por hoy) en el Pisuerga. Pues no, con sus limitaciones ha salido a flote y los resultados están siendo sorprendentes. 3 victorias en 4 partidos fuera (este dato sí es para nota) y víctimas ilustres como el Barça, Estudiantes o Joventut a los que pasó por la piedra en unos finales de partido impresionantes, lo que da una idea de la fortaleza mental de este equipo. De hecho, llevan el mismo balance que el Barça en estos momentos. ¡Quién lo hubiera imaginado! Han sentado las bases para esta temporada poniendo ya tierra de por medio con la zona de descenso. Todo un milagro en Pucela.

Joventut 84 – Valladolid 89 (tras prórroga): El partido no empezó como para ilusionar a un buen aficionado, los errores marcaban los primeros compases del partido aunque fue el Valladolid quien sufría más. Sus problemas para cerrar el rebote y un ataque verdinegro algo más fluido permitió a la Penya coger la primera distancia apreciable al final del 1º cuarto (19-10, min 10). Poco le duró. El Valladolid se mostró más agresivo en defensa y provocó unas cuantas pérdidas locales, bien aprovechadas en ataque por Cizauskas, un joven lituano con muy buena pinta. El marcador volvió a igualarse, tónica que duró muchos minutos. Se empezó a jugar a un ritmo más pausado, el que le interesaba al Valladolid. Gaffney (16 puntos, 9 rebotes, 4 robos, 22 de valoración) era el único jugador con brillo en el Joventut pero serían otros los encargados de romper tantos minutos de alternancia en el marcador. La entrada de Oliver (10 puntos, 5 asistencias, 4 rebotes) supuso un revulsivo para su equipo. Leyó mucho mejor la defensa pucelana que Fisher, más empeñado en tirar que mover a sus compañeros, y el Joventut empezó a sentirse más cómodo. Los triples de Ehambe (18 puntos) martillearon el aro visitante y suponían un golpe muy serio al partido (64-53, min 32). Valladolid se empezaba a bloquear, perdía muchos balones y se encontraba perdido y maniatado. El partido caminaba hacia la victoria verdinegra.

Pero en Badalona no contaban con un viejo conocido. Tripkovic, ese jugador de rachas que te podía cambiar un partido cuando entraba en una especie de estado de trance en el que anota todo lo que lanza. En el Joventut se le vieron poco esos momentos, la verdad. Tuvo que ser precisamente cuando lo tenían enfrente, como rival, para que se despertara su instinto de anotador. Tripkovic empezó a anotar de 3 con una facilidad pasmosa, consiguiendo que su equipo se levantara de la lona una vez más. Al Joventut empezaron a atenazarle los nervios y la afición verdinegra veía con incredulidad como uno de sus ex levantaba el partido (73-73, min 38). Ni un nuevo triple de Ehambe le hizo dudar. El serbio respondió con otro y nos ibamos al 76-76 a falta de un minuto. Savane añadía más dramatismo fallando dos tiros libres. Estaba claro quién se iba a jugar el último ataque visitante. Efectivamente, Tripkovic no lo dudó, pero su buena penetración fue frenada en seco por un soberano tapón. Fisher intentó lo propio en la última jugada pero su penetración distó mucho de ser la ideal. Prórroga al canto. 5 minutos más para que Tripkovic (27 puntos, 4 robos, 3 asistencias, 25 de valoración) luciera su estado de gracia, anotando canastas de todos los colores. El Joventut no pudo más, el castigo le produjo tal ansiedad que entregó el partido de la misma manera que balones en sus pérdidas constantes de balón. Valladolid lograba otra victoria más en la recta final, otro granito de arena en su particular milagro esta temporada.

Real Madrid 98 – Bilbao Basket 84: Una vez más, el inicio de partido del Madrid fue como una estampida de elefantes, en la que el contrario se debe preocupar mucho por no acabar aplastado a las primeras de cambio. Los madridistas ya imponían su ritmo frenético y desde el comienzo descerrajaban la defensa del Bilbao Basket con un acierto brutal desde el triple. Cuando Katsikaris pidió tiempo muerto la pinta empezaba a ser muy fea para su equipo (16-5, min 5). Mejoró mucho en ataque tras la pausa pero el Madrid seguía a lo suyo, con su acierto estratosférico desde el 6’75, anotando de 3 en 3. Nada menos que 8 triples anotados en el 1º cuarto, una bestialidad. No iba a ninguna parte con el intercambio de tortas así que a Katsikaris se le tenía que ocurrir algo. La baja de Raúl López no ayudaba mucho así que fue imaginativo. Colocó a Grimau de base y provocó el desconcierto en las filas madridistas. Su evidente superioridad física sobre sus defensores fue muy útil a la hora de atraerlos bajo el aro. Además movió muy bien a su equipo, que anotó en todos los ataques durante los 6 primeros minutos del 2º cuarto. Sin embargo, el Madrid no se desesperó pese a que el Bilbao Basket hubiera igualado el partido. Recursos le sobran, hasta los inesperados. Como Pocius. Lleva una temporada gris tirando a negra pero fue anotar su primer tiro y calentarse su muñeca. Pocius (18 puntos, 3 rebotes, 22 de valoración) continuó con el festival de triples y a ello añadió las penetraciones que le permiten su poderoso físico. Para que no faltara nada, aparecía Felipe Reyes para armar el taco en la zona. Como Zisis no tuvo el mismo efecto en la dirección que Grimau, el Madrid pudo acabar la 1ª parte corriendo, levantado al Palacio de los Deportes con acciones espectaculares y cogiendo de nuevo distancia en el marcador (53-41, min 20). Así las gasta este Madrid.

El 3º cuarto fue un auténtico intercambio de canastas. Nada bueno para el Bilbao Basket. Por mucho que Mumbrú (16 puntos) y Hervelle (15 puntos, 4 rebotes, 19 de valoración) tiraran del carro y volvieran a dar muchos problemas a su ex-equipo, es mal negocio entrar en ese tipo de juego con el Madrid. Sobre todo si vas 16 abajo. Rudy (20 puntos, 3 rebotes, 18 de valoración) y Mirotic (17 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias, 22 de valoración) se bastaban para mantener a raya a Los hombres de negro. El Madrid prácticamente no se veía inquietado, por mucho que sus hombres altos estuvieran cargados de personales ni Lamont Hamilton (16 puntos, 11 rebotes, 21 de valoración) se pusiera morado a lanzar tiros libres, algo que encrespaba por momentos a la afición madridista por la abismal diferencia en los tiros libres (9-29 en t1). Siempre había remedio para todo. Llull (16 puntos, 7 asistencias, 25 de valoración) sería el encargado de no dejar ninguna duda sobre la superioridad madridista. Acciones eléctricas por aquí, un par de triples por allá y el Pirómano de Mahón que no dejaba más que las cenizas del encuentro. El triple final de Carroll dejaba la cuenta en 18, record en la ACB desde que la distancia se alejó a los 6’75. El broche que mejor podía cerrar un bombardeo inmisericorde desde la línea de 3. Xavi Pascual comentó tras la final de la Supercopa que el Madrid tiene la mejor línea exterior de Europa. Parece que no se equivoca. Esa línea borró a un equipo que se había convertido en su particular bestia negra las dos últimas temporadas.

Barça 89 – Manresa 47: Hablando de Xavi Pascual, ahora toca hablar del partido de su equipo. Si es que se le puede llamar partido. La palabra matanza o masacre se le asemeja mejor porque partido, lo que se dice partido, poco vimos. Desde el comienzo el Barça se mostraba intratable y el Manresa se veía como un hobbit en una fiesta de orcos, con todas las papeletas para convertirse en el plato del día. 14-2 de inicio que le ayudó al Barça a poner la directa. Su defensa acobardó de tal manera al asustadizo Manresa que sacó banderita blanca antes de terminar el 1º cuarto (27-9, min 10). No hubo piedad, los azulgranas querían sangre. Huertas (13 puntos, 4 asistencias, 22 de valoración) no iba a desaprovechar ahora que estabas a sus anchas. Tampoco Tomic (16 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias, 23 de valoración), que no iba a fallar contra un endeble juego interior rival y poder marcarse esos numeritos que no le van a salir contra pivots de enjundia. El Manresa ya había dimitido y el castigo ya había derivado en tortura sádica (54-18, min 20). Poco se puede decir cuando sólo se anotan 18 puntos al descanso y se va 36 abajo. Que pase el trago lo más rápido posible y se acabe la pesadilla. El Barça ya sólo tenía que pensar en repartir minutos y a disfrutar de un día tranquilo, que falta le hacía. Manresa es el único equipo que aún no conoce la victoria y muestra una imagen preocupante. Suele ser un equipo que empieza bien las temporadas y esta vez se desmorona con mucha facilidad. No tiene buen aspecto el enfermo.

Cajasol 68 – CB Canarias 79: A la séptima oportunidad consiguió estrenarse el CB Canarias. Esta fecha señalada para el equipo canario se ha producido en el San Pablo, en un encuentro muy igualado hasta la recta final. Cajasol llevaba pequeñas ventajas gracias a los puntos de Holland (19 puntos) pero no logró despegarse en ningún momento. Tampoco lo consiguió con la electricidad de Satoransky (16 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias, 22 de valoración). Tuvo pegado al equipo de La Laguna hasta los minutos finales, cuando el equipo sevillano volvió a dar otra muestra de su debilidad mental. Uriz (14 puntos, 6 rebotes, 5 asistencias, 24 de valoración) se adueñó del ritmo del partido, anotando y moviendo a su equipo en los momentos delicados, todo lo contrario a la impotencia que volvió a demostrar Cajasol cuando le vienen mal dadas. El 0-11 que encajó el 5 últimos minutos retrató una vez más a este fantasmagórico equipo. No se que pasará por la cabeza de Aito ahora mismo pero no parece capaz de enderezar la nave, las señales son muy preocupantes.

GBC 54 – Unicaja 67: Unicaja salió dispuesto a liquidar el partido por la vía rápida. Como de costumbre, el GBC salió muy flojito y Unicaja le pasó por encima . Calloway impuso un juego rápido que destrozó a una defensa donostiarra demasiado contemplativa. Parecía encarrilada la victoria (12-26, min 10) pero Unicaja se relajó en exceso y metió en el partido al GBC sin que hiciera demasiado por remontar. Con Marcus Williams, que no tuvo el día fino, en el campo el juego se resintió de manera notable. De hecho, el Unicaja agarró tal pájara que sólo fue capaz de anotar 8 puntos en el 2º cuarto. A la fuerza, el GBC tenía que meterse en el partido (36-34, min 20) pero le duró lo que tardó en despertarse Unicaja tras el descanso. Volvió a apretar atrás, los locales volvieron a bloquearse y los puntos de Simon y Zoric (13 puntos, 11 rebotes, 17 de valoración) bastaron para dar el golpe definitivo al partido. Unicaja no fue brillante pero sí terriblemente solvente ante un GBC que sigue a un nivel muy bajo.

Estudiantes 68 – Cai Zaragoza 83: El Estu comienza a volver a las andadas de los tropiezos imprevistos. Ante el Cai empezó su encuentro con la intensidad habitual de esta temporada en defensa. Las diferencias eran cortas y el juego más intenso que brillante pero al menos parecía que Granger (13 puntos, 5 asistencias, 16 de valoración) manejaba bien el partido. Hasta que Vidorreta le sentó, claro. La circunstancia la aprovechó Van Rossom (11 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias, 23 de valoración) para comerse con patatas a Jaime Fernández (-6 de valoración, sigue el mismo camino a la perdición de Josep Franch como no le guien) y apoderarse del encuentro definitivamente. A este cambio del timón se le unió un acierto espectacular en los triples del equipo maño. Era como si el Madrid hubiera dejado los polvos mágicos repartidos por el Palacio en el encuentro matinal porque el Cai estuvo casi igual de sembrado desde la línea de 3. Machacó de 3 en 3 el aro colegial y los del Ramiro empezaban a hacer aguas por todos lados (38-52, min 23). Los esfuerzos de Gabriel (18 puntos, 6 rebotes, 21 de valoración) y Barnes (10 puntos, 9 rebotes, 3 robos, 20 de valoración) sólo sirvieron para achicar y hacer la goma. Cada acercamiento fue respondido con una serie de triples que acabaron por doblegar la resistencia del Estu. Dos derrotas seguidas que no entraban en el guion llevan al Estudiantes a perder el paso momentáneamente.

Valencia Basket 75 – Baskonia 79: Si lo hubiera hecho a propósito seguro que al Baskonia no le habrían salido tan mal las cosas. Su 1ª parte fue sencillamente espantosa. Empezó encajando un 13-2 inicial que sacó toda la mala leche de Ivanovic, algo que tampoco es difícil de conseguir. Pero ni el tiempo muerto, las broncas, los cambios o la mirada aterradora de Dusko logró cambiar la dinámica de su equipo, que estaba haciendo todo lo necesario para pegarse un morrazo de campeonato. Ninguneado por dentro, en especial por Lishchuk (12 puntos, 5 rebotes, 3 robos, 21 de valoración), con los bases completamente fuera del ritmo del partido, el Baskonia comenzó a desesperarse , completamente impotente. Una técnica de Lampe, que significó su 3ª falta, dio la máxima ventaja al Valencia Basket (40-23, min 16) en la mayor fase de desconcierto visitante. El equipo vitoriano sólo pudo capear un poco el temporal con los tiros libres y dándosela a Nocioni (16 puntos, 6 rebotes, 10 faltas recibidas, 26 de valoración, MVP de la jornada) para que se las apañara, cosa que sabe hacer muy bien. Logró sacar muchas personales, que pusieron de muy mala leche al público de la Fonteta aunque hace falta poco para que éste le monten un pollo a los árbitros. De todas formas, pintaba el partido de naranja muy vivo (47-34, min 20). Nadie esperaba que fuera a cambiar tanto el escenario.

Baskonia comenzó a defender más fuerte tras el intermedio, creando muchos más problemas para que los locales anotaran en la zona. El público seguía demasiado distraído protestando las faltas, que llevaron al Valencia Basket a meterse en bonus a los 3 minutos del 3º cuarto. Arrastraron  a sus jugadores, que empezaron a descentrarse e irse del partido. Perasovic trató de frenar la caída jugando sin un 5 pero no sirvió de nada. San Emeterio ya empezaba a hacer de las suyas pero el gran causante de la reacción fue Causeur (22 puntos, 3 robos, 23 de valoración). Jugando como base, el francés cambió el juego del Baskonia. Su labor en defensa permitió a su equipo robar y correr, circunstancia en la que Causeur fue letal. Antes de terminar el cuarto el Baskonia ya estaba por delante y el panorama se ponía feo para un Valencia Basket bloqueado (60-65, min 32), que abusaba del triple cuando no entraba ni uno. Sin embargo, pese a tenerlo a tiro, el Baskonia no fue capaz de matar el partido. Regaló demasiados balones en ataque y su rival volvió al partido. Un triple de Pau Ribas (16 puntos) puso el 75-73 a 1:02 en el partido, que empataría San Emeterio anotando dos tiros libres en la siguiente jugada. Valencia Basket volvió a jugársela desde el 6’75 pero Rafa Martínez volvió a toparse con el aro. Daba para dos jugadas. El Baskonia agota la posesión, quedaba su suerte en las manos de Causeur sobre la bocina. Triplazo al límite de posesión, una puñalada mortal al corazón valenciano. Los dos tiros libres fallados por Quinn terminaron por sellar su derrota. Baskonia da la vuelta a un partido que se le escapaba en la 1ª parte, nunca se puede dar por muerto a un equipo de su talla por muy potente que sea su rival. Lección que deberá aprender el Valencia Basket.

Otros resultados: Obradoiro 69 – Murcia 73, Gran Canaria 73 – Fuenlabrada 52.

Se escapa el Real Madrid (7-0) en la clasificación, ya son dos victorias de ventaja sobre el grupo de 5 equipos compuesto por Baskonia, Valencia Basket, Unicaja, Gran Canaria y Bilbao Basket. Por detrás, otros 6 equipos liderados por el Barça con 4-3. En descenso, Cajasol (aunque igualado con otros 3 equipos) con 1-6 y Manresa (0-7), que no conoce aún la victoria.

PD: Este martes Fuenlabrada decidió cesar a Porfi Fisac y nombrar nuevo entrenador a Trifón Poch. Me sorprende una decisión así porque Fuenlabrada no es un club que se cargue al entrenador a las primeras de cambio. No me parece que sus males estén en el banquillo. Fisac me parece un buen entrenador y con los jugadores que disponía tampoco creo que se pueda hacer mucho. Los mismos problemas los va a tener Poch, que recordemos que no fue capaz de salvar al Estudiantes la temporada pasada, así que no esperen milagros.


3 Responses to “LIGA ACB 2012-13: JORNADA 7. EL RENACER PUCELANO”


  1. Miércoles, 14 noviembre, 2012 a las 16:42 pm

    Muy meritorio lo del Valladolid, aunque también el Lucentum empezó muy bien la temporada pasada y luego se fue para abajo. En cuanto al Madrid, se escapa como era lógico y no veo cerca su primera derrota. Mirotic, Rudy y Llull forman una tripleta espectacular y el acompañamiento es magnífico… pero sobre todo me gusta su idea del juego, la de Laso. 98 puntazos, 18 triples, esto es lo que el aficionado pide creo. El domingo se quejaba Iturriaga de los males del baloncesto FIBA con marcadores tipo “Limoges”, ganando con 60-65 puntos. No me gusta, y si esta es la idea de por ejemplo Xavi Pascual, espero que no triunfe con ella. Jugadores tiene para mucho más, si la linea exterior del RM es estelar, la del Barça no es coja… excepto los bases.

    Vi el partido el Domingo en TVE, o casi todo, la verdad es que lo quité porque lo veía resuelto para el Valencia. Ya había tomado nota mental de escribir aquí: “ahora entiendo la trayectoria del Baskonia en Euroliga”. Bueno, pues ahora no la acabo de entender. Recursos tiene de sobra aunque claramente todavía Ivanovic está acoplando a los muchos nuevos y sobre todo en el puesto de base no tienen un referente claro. Sorprendente este Causeur que no venía con una fama especial. Ahora falta que el tal Rochestie demuestre lo que se supone que vale, Pleiss madure un poco que algo de blando tiene, en definitiva que deben hacer un gran año aunque en Euroliga ya lo tienen complicado… necesitan una segunda vuelta casi perfecta, la derrota del otro día en Zagreb fue inadmisible.

    Nocioni MVP?? No acabo de entender el sistema de valoración y que prime tanto lo de las faltas recibidas, por los números que has puesto yo diría que lo razonable sería que Tripkovic fuera el MVP de ja jornada.

  2. 2 perrdi
    Miércoles, 14 noviembre, 2012 a las 20:53 pm

    Ya sois dos, Nacho. El otro era el mismo Nocioni que dijo que es un crimen que el fuera MVP de la semana con el partido que hizo. En la NBA las faltas recibidas no puntuan pero aqui en ACB si, al igual que los mates (¿¿??). Se deberia revisar el sistema, no me parece justo del todo. Ademas tp me parece igual anotar con un partido vivo que en minutos de la basura y la diferencia es escandalosa. Deberian estudiar un sistema mejor de valoracion.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Calendario

ESTADISTICAS

  • 519,587 visitas
noviembre 2012
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

A %d blogueros les gusta esto: